CU de la US
Luis Miguel Villar Angulo

Abandono, aburrimiento, filantropía

Abandono, aburrimiento, filantropía.

El abandono universitario de una rama de conocimiento es el desistimiento a seguir los estudios iniciados de un grado. El absentismo estudiantil es una práctica reiterada de no acudir habitualmente a clase donde un alumno se halla matriculado en parte debido al aburrimiento. La filantropía colegial es la inclinación de un estudiante a procurar el interés por el aprendizaje de los compañeros de forma desinteresada incluso a costa de su propio tiempo.

Algunos estudiantes universitarios de ramas científicas desisten de la idea proyectada, renuncian a lo que iban a hacer o se apartan de la ruta curricular de una titulación en el primer año de su incipiente carrera académica. Este estado de desánimo por los estudios de una titulación supone un abandono temporal de una carrera como si dejara de confiar en la profesión por la que había apostado cuando entró en la universidad con una nota de corte. En nuestro país, las tasas de abandono durante el primer año de carrera en las universidades fue del 19%, siendo el porcentaje mayor en las universidades públicas (19,6%) que en las privadas (16,3%). Asimismo, el porcentaje de abandono en el primer año fue mucho mayor en las universidades no presenciales (37,4%) que en las presenciales (13,8%). El porcentaje de abandono subió al 28.8% en Artes y Humanidades, seguido del 18,3% en la rama de Ciencias, mientras que las restantes ramas (Ingeniería y Arquitectura, Ciencias Sociales y Jurídicas, y Ciencias de la Salud) se mantuvieron en torno al 17%. Todos los datos se referían a la cohorte de nuevo ingreso de 2009-2010, según los datos y cifras del sistema universitario español durante el curso 2014-2015. Los datos aportados acogen la siguiente meditación.

Tipologías de aburrimiento

Las cifras de abandono en el primer año de una rama universitaria muestran un escenario académico dubitativo como si un estudiante hubiera entrado en un grado universitario sin fuerzas para continuar su empeño, un abandono explicado por el aburrimiento o la falta de excitación de las metas y objetivos de una materia, o por múltiples desazones que no llega a ordenar o clasificar. Pero la emoción de la indiferencia no sacan a los estudiantes de sí, porque no perciben nada positivo en las clases teóricas y las clases prácticas no los incitan a la acción. Otros estudiantes calibrando las materias no son negativos con las clases prácticas pero los créditos teóricos no los espolean a atender las clases. Los profesores se topan también en el primer año de una titulación con casos de estudiantes que calculan diariamente cuantas veces han bostezado en clase y cuántas tímidamente han permanecido animados. Pero es en los corrillos de los pasillos o en la zona de la cafetería donde se encuentran los estudiantes aburridos recalcitrantes que se disputan con los alumnos esperanzados y confortados el perjuicio o mérito de la asistencia a las clases.

Los estudiantes se comunican entre sí de muchas formas para advertirse sobre las prácticas pedagógicas de sus profesores: ahí se incluyen todas las aplicaciones y webinars de la redes sociales que usan incesantemente en los móviles o en los ordenadores de bibliotecas o laboratorios. En sus comentarios hay justificaciones de los conocimientos que adquieren debidos a las metodologías de los profesores que muchas veces resumen con la expresión “no aprendo nada en clase”. Las percepciones de los estudiantes sobre el conocimiento adquirido se basa en evidencias, si las encuestas sintetizan sus motivaciones para matricularse en una rama de conocimiento o en un grado determinado. Otro asunto es percatarse de cómo los profesores controlan todas las circunstancias de las materias que van a enseñar antes de la petición forzada de asignaturas en una reunión de consejo de departamento para confeccionar un plan de organización docente.

Frente a la exclusión, mercado programático

Otras cuestiones (administrativas y pedagógicas) son los casos de estudiantes distintos por nacionalidad o minusvalía (física o mental) que mantienen una exclusión colateral en ciertos ambientes universitarios, y mantienen grandes dificultades para autorregular sus emociones. En efecto, cuando las emociones son positivas éstas se asocian a la consecución de metas, según atestiguan los propios estudiantes. En monografías curriculares y de orientación profesional de naturaleza universitaria, la participación estudiantil en prácticas externas cambia las actitudes y las conductas del alumnado porque en ellas los estudiantes perciben y viven un sentimiento solidario de comunidad para afrontar retos sociales y buscar soluciones plausibles a los mismos. En el éxito de las prácticas externas cabe añadir responsabilidad a la administración universitaria para que el gobierno académico diseñe servicios de orientación virtual que muestren a los estudiantes ofertas crediticias y programáticas de cursos y actividades y que centralicen las transacciones curriculares con ofertas que respondan a las demandas estudiantiles según sus características demográficas y psicológicas.

Filantropía colegial

Los encuentros entre estudiantes de tipologías distintas de aburrimiento o desazón con otros de manifiesto rendimiento son diálogos que se pueden convertir en tutorías entre iguales que sirven para monitorizar estrategias metacognitivas reguladoras del éxito académico porque mejoran la comunicación y aumentan el pensamiento crítico. Sin menoscabar estos procesos sociales esporádicos y espontáneos entre alumnos, una tutoría recíproca entre compañeros puede estar en el origen de la solución del abandono o del cambio de rama de conocimiento en el primer año de un grado para alumbrar conductas relacionadas con la responsabilidad social y la implicación en el estudio. Este proceso tutorial se debe combinar con otra estrategia docente caracterizada por aprender dándose a los demás: filantropía colegial. Armonizados ambos esfuerzos, se revierte en los compañeros un servicio de liderazgo, talento y tiempo de dedicación. Un apoyo directo y altruista con destrezas laborales y de emprendimiento que influye en el cambio de actitudes, intenciones e intereses de los compañeros. En fin, los estudiantes filántropos invierten su idoneidad en organizaciones académicas que tienen como meta el bienestar social.

LMVA & Lumivian

(Descargue este post como pdf: Abandono, aburrimiento, filantropía )

32 thoughts on “Abandono, aburrimiento, filantropía

  1. Idoia villaran

    Me aburría en las clases cuando los profesores no me ofrecían contenidos de las materias relacionados con la titulación.

  2. Pingback: Universo competencial de un decano • Luis Miguel Villar Angulo

  3. Pingback: A menos financiación, más talento (artístico) • Luis Miguel Villar Angulo

  4. Pingback: Cambio climático en el aula universitaria

  5. Pingback: Reclutamiento de cohortes universitarias

  6. Marisa

    Buenos días Don Luis.

    Qué recuerdos me ha traído la lectura de este blog, porque me he sentido completamente identificada con las sensaciones y percepciones que usted comenta y que son las propias de una persona que comienza un grado o en mi caso, fue un licenciatura.

    Cierto es que cuando comienzas un curso de estudios universitarios, el primer año te encuentras con un abanico de asignaturas a las que desde nuestra madurez y conocimientos, en ese momento, no se le encuentra sentido ni conexión. No obstante con el devenir de los cursos y de nuestra madurez afortunadamente, echamos la vista atrás y somos capaces de entender el por qué de esa organización curricular y de esa visión multidisciplinar, podríamos decir, y es que al final el todo es más que la suma de las partes, ¿pero por qué esperar a 3º o 4º para tener esa visión?.

    Considero que en este tema en cuestión, la labor de los Orientadores/as de los IES es fundamental, para preparar a los futuros estudiantes universitarios ante estas y otras situaciones de índole universitaria que se pueden encontrar y desmotivarlos.

  7. lmva Post author

    Tus comentarios permiten conocer percepciones de estudiantes que tienen compromiso con la Universidad. No dejes de seguir las entradas del blog y sentirte libre para dejar constancia de tu buen juicio de los asuntos universitarios.

  8. VERONICA NATIVIDAD DE LEON GONZALEZ

    Tras leer su post sobre “Abandono, aburrimiento y filantropía”, me ha hecho reflexionar sobre si la tasa de abandono durante el primera año solo de pende del aburrimiento, ya que desde mi punto de vista existen también otros factores como pueden ser: el miedo (a llegar a una nivel académico para el que no se nos suele preparar), y el acceso a una carrera que no es la que queríamos inicialmente (por no llegar a la nota mínima que se nos exige o por llegar al máximo de plazas). Por otro lado, en cuanto a lo de que sería beneficioso que se dieran las tutorías entre estudiantes, estoy de acuerdo en que es algo beneficioso para los que no tiene la seguridad suficiente y por ello, peligran sus metas y sus ganas de continuar esa carrera universitaria.

  9. TEXENERY AVERO CABRERA

    De acuerdo con ambas partes, tras leer el post y sus comentarios, soy alumna de primer curso en la universidad de La Laguna, Tenerife, y tras estos primeros meses me he visto pensando en muchas cosas de las que he leido aqui. Con la intriga de si estoy en la carrera correcta, si conseguiré llegar algún lado con ella… y otra de las cosas más importantes y que parece que todo el mundo piensa, es el tema de las asignaturas, parece que los dos primeros años son temas abstractos y que no profundiza en dicha carrera y eso hace que te pares a pensar y digas, ¿va hacer todo el tiempo así? esto no es lo que me esperaba, etc.
    En definitiva, estoy de acuerdo con las palabras que he leido, pero quiero aclarar que hay que luchar hasta el final, si siempre has querido estar donde estas, hay que continuar para conseguir el cien por cien.

    Saludos!

  10. PATRICIA ALEJANDRA JUAN RODRIGUEZ

    Tras leer este post, he conocido los porcentajes de abandono de muchas carreras universitarias, demostrando que los estudiantes entran a estudiar aquellas carreras que le proporcionan la titulación deseada para ejercer la profesión con la que sueñan y dicha expectativa cae en picado a causa del aburrimiento, o porque consideran que se imparten asignaturas de forma poco amena o motivadora, falta de practicas, o incluso materias a las que no le encuentran relación con la profesión que les gustaría ejercer, sobre todo en el primer año universitario. El hecho que muchas carreras no tengan practicas hasta cierto punto, transmite un sentimiento como de que no se está aprendiendo lo necesario o que no están seguros de si han aprendido y esto les provoca desmotivación o cierta inseguridad.
    Consideró que la teoría es tan necesaria como la práctica, pero si creo que se debería hacer más incapie en la práctica, no solo por el hecho de que resulta más motivante sino porque es una forma de demostrar si los contenidos que se imparten han sido comprendidos y se saben llevar a cabo o si resultan necesarios a la hora de desempeñarlos dentro de dicha profesión.
    De esta forma, también el alumno o alumna se demuestra a si mism@ si realmente esa profesión que creían que era la correcta, cumple con sus expectativas, al igual que al cursar la carrera, puede llegar a reconocer si es lo que quiere para su futuro.

  11. ROMEN DORTA RODRIGUEZ

    Tras leer el post, me he dado cuenta de que yo mismo me he visto en muchos de los casos nombrados en él. En mi primer año de carrera me he dado cuenta de que no todo lo que vas a estudiar estará totalmente relacionado con lo que te gusta. En ocasiones tendrás que realizar un sobreesfuerzo para sacar adelante la carrera y no caer en el llamado “aburrimiento”, aunque si de verdad es lo que te gusta y quieres ser en el futuro, encontrarás la motivación para seguir adelante.

  12. lmva Post author

    Algunos estudiantes son valiosas compañías para ayudar a otros que no saben cómo mantener su disposición para estudiar el grado que habían seleccionado. Ese espíritu es reconfortante.

  13. GENESIS KARINA BIANCHI VERDEJO

    Despues de haber leido el post, coincido con lo anteriormente comentado ya que el primer año de la carrera entramos imaginando que será de una manera, y de pronto nos encontramos que es totalmente diferente ya que los contenidos esta alejados de lo que es la profesión en sí, por lo que los estudiantes nos aburrimos en clase y asistimos por el mero hecho de cumplir, creo que este es el motivo del abandono en el primer año de grado, pero tambien pienso que no depende solo de nosotros como estudiantes si no tambien de los profesores a la hora de impartir sus clases y sus metodologías. ¿ Cómo cree usted profesor Villar que podriamos en cierto modo acabar con estos abandonos?.

  14. JORGE LUIS MEDINA MEDINA

    Sus articulo revela muchas de las verdades que están ocurriendo en las facultades ya que el primer año del grado se hace muy pesado ya que las asignaturas que cursamos no tiene mucho que ver con la carrera escogida y no tienes las motivaciones adecuadas para seguir adelante, donde sería más importante meter muchas más practicas en mi caso en centros infantiles o colegio y no esperar al tercer o al cuarto año de carrera para tener contacto con una clase de alumnos, pudiéndose eliminar esas asignaturas que casi no tienen nada que ver con la titulación que estas cursando por esas prácticas que acabo de nombrar.

  15. MARIA DOLORES MOSQUERA BLANCO

    Buenas tardes profesor Villar, encantada de leer este post sobre “Abandono, aburrimiento filantropía”, que en mi caso me ha tocado muy de cerca, puesto que el mayor de mis hijos pasó por esa etapa en la universidad, se inició estudiando la carrera de Contabilidad y finanzas, duró un año a duras penas, pasó a Relaciones laborales, fracaso total a los seis meses, hasta que terminó en un ciclo superior de actividades físicas y deportivas, que es lo que realmente le llenó de expectativas positivas, culminando satisfactoriamente sus estudios y con ánimo de seguirlos a nivel universitario. Traigo a colación mi experiencia, puesto que esta situación ha sido motivo de mucha angustia en el plano personal y en el de mi hijo, y considero que: una de las causas principales de esta desmotivación por parte del alumnado en seguir los estudios, y cuya consecuencia es el abandono definitivo de la carrera, que en principio querían estudiar, es la falta de información por parte de las instituciones hacia el alumnado, partiendo de un perfil que deberían construir, a través de programas dirigidos a conocer las necesidades, capacidades e intereses de cada alumno a la hora de elegir su destino en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Existen diversidad de causas para ese abandono, unas a criterio del profesorado y otras a criterio estudiantil, pero en mi humilde opinión creo que a la que hice mención anteriormente es la de mayor peso, puesto que si en realidad te gusta lo que haces, podrán surgir infinidad de obstáculos que a la larga serán subsanados , y formarán parte de nuestra experiencia.
    Otro de los conceptos que me resulta muy interesante es el de “Filantropía Colegial”, resulta muy efectiva, personalmente tengo esa inclinación de motivar a compañeros y compañeras y motivarme con ellos-ellas, al interés por el aprendizaje, y evidentemente resulta una práctica positiva tanto para la parte desmotivada, que va adquiriendo mayor interés y motivación, como para el Filántropo, quien refuerza su deseo de enseñar, colaborar y apoyar, resultando en muchos casos la directriz necesaria para no decaer y abandonar la carrera. Pero no quisiera terminar sin decir que existen numerosos profesores y profesoras que tienen una capacidad infinita para crear un clima agradable de enseñanza y deseo de seguir avanzando en el aprendizaje, y doy gracias a todos ellos y ellas, cuya suerte he tenido al encontrarles en mi camino.
    Gracias.

  16. SELENA DEL CARMEN ARMAS SANTANA

    De acuerdo con lo que explica el post, me parece muy interesante ya que muestra diversos datos de gran importancia para los universitarios, sobre el aburrimiento , ya que existen diversas asignaturas muy generales que no captan el interés del alumnado y hacen cuestionarse si la carrera cursada es la adecuada. Considero también que son muy importantes las clases prácticas porque es realmente lo que motiva al alumnado , pero sin olvidar la importancia que tiene también las clases teóricas.

  17. ALBA JACINTA CARREÑO RAVELO

    Tras haber leído este post, me he visto bastante identificada, ya que al estar cursando una carrera en la Universidad, puede que me haya visto aveces como mismo se ha nombrado en este post.
    Pero si es verdad que creo que no todas las personas que se sienten aburridas en una carrera sea por no tener ganas, sino porque alomejor creían que esa carrera les iba a gustar o que se veían en ella y trabajando de ello, pero que al estar cursándola, se han dado cuenta de que de verdad no era esa su carrera, sino otra y por ello puede presentar esa actitud de “aburrimiento”.
    Por ello creo que es interesante que a la hora de una persona elegir una carrera, tuvieran ayuda con respecto a consejos de cuál le podría venir mejor a ese alumno o no. Como también ayudas por sus compañeros de clase si se ve que no hay interés en una asignatura, como usted mismo ha señalado. Estoy de acuerdo con ello, y creo que eso es muy importante ya que puede servirle más de ayuda por tener más confianza con ese compañero y puede verse con más fuerzas y ganas de seguir con esa carrera por tener ese tipo de ayuda (teniendo en cuenta de que a mi me ha pasado y gracias a compañeros he podido seguir adelante con asignaturas y no dejarlas por aburrimiento o estrés por no entenderla).
    Por lo tanto, me ha parecido muy interesante este post y creo que se deberían tomar medidas con respecto a este tema para que no se sigan dando más casos de abandono de carrera por este tipo de casos.

  18. lmva Post author

    Las clases prácticas son una buena oportunidad para motivar el interés de los estudiantes. Siempre que pueda solicite al profesor hacer prácticas de ideas o conceptos.

  19. lmva Post author

    Su experiencia personal es motivo suficiente de conocimiento sobre esta cuestión. La información y asesoramiento en el primer curso es vital y la ayuda entre compañeros merece una atención especial entre los profesores para programar prácticas colegiales.

  20. lmva Post author

    El primer curso es clave y definitivo para el afianzamiento del interés y motivación por una carrera.

  21. lmva Post author

    Vd. está aportando una respuesta consecuente: el primer año es clave para asegurar la motivación por el estudio. Los estudiantes tienen que ver que todas las materias son concurrentes con la finalidad del grado. La coordinación del profesorado es una obligación institucional.

  22. lmva Post author

    Una de las formas de luchar contra el aburrimiento es provocar actividades constantes en el alumnado. Ciertamente, una práctica bien dirigida ayuda a tensar la capacidad de razonamiento e involucrar destrezas personales.

  23. lmva Post author

    Las clases teóricas se complementan con las prácticas y con la tutoría. No deje un espacio para dudar de la titulación que ha elegido. Busque el asesoramiento de sus tutor o profesor para canalizar sus dudas o quejas.

  24. lmva Post author

    Miedo y dudas en el primer curso son habituales en estudiantes. No se sorprenda por ello. Es necesario autorreforzarse en las competencias que uno tiene o cree tener para abordar la disparidad de conocimientos que se le piden en las asignaturas. Y si tiene temor, coopere con amigos o consute al tutor de curso o de materia.

  25. lmva Post author

    Hay razones variadas por las cuales un estudiante abandona un grado. El aburrimiento puede ser una de las causas. La ayuda de compañeros puede solventar las situaciones difíciles en el aprendizaje de las materias. Anime siempre que pueda a un estudiante a proseguir los estudios.

  26. lmva Post author

    Las clases prácticas motivan más que la pesadez de ciertos contenidos teóricos. Reclame siempre que pueda más ejercicios en las asignaturas que sirvan para trabajar en colaboración.

  27. YESABETH MARICHAL GUTIERREZ

    Tras leer su post sobre “Abandono, aburrimiento y filantropía”, me ha hecho reflexionar sobre la tasa de abandono, y pienso que la mayoría de los estudiantes universitarios que eligen la carrera, están influenciados por varios factores como, la familia, la nota que tiene la carrera e incluso la propia capacidad que creen tener los estudiantes, porque suelen pensar que la carrera que quieren es dificil, que no van a poder etc, a raíz de estos factores que he citado creo que al final escogen una carrera que no quieren, por eso les aburre y nada más empezar lo dejan.

    Un saludo.

  28. lmva Post author

    Su comentario parece pertinente, porque además está en el grupo de edad de los estudiantes que más titubean sobre sí mismos y la elección de carrera. Ahora debe plantearse cómo ayudar a los indecisos que dudan sobre el abandono de la carrera.

  29. lmva Post author

    Ha seleccionado unos factores psicosociales que justifican parcialmente el abandono estudiantil. Desde luego que hay titulaciones que se distancian de los motivos que tenían los estudiantes al iniciar la carrera y los conducen al abandono o aburrimiento. Ayude siempre que encuentre a un estudiante desilusionado.

  30. lmva Post author

    Vd. ha apuntado un conjunto de factores que pueden influir en el abandono universitario. Otra cuestión es el peso que tienen cada uno de esos factores, que conviene averiguar para cada caso.

Deja un comentario

Luis Miguel Villar Angulo