CU de la US
Luis Miguel Villar Angulo

Avidez de una cultura universitaria innovadora

Avidez de una cultura universitaria innovadora.

Avidez de cultura universitaria innovadora

La antigüedad en la enseñanza universitaria contempla dos principios equidistantes y sincrónicos: las transformaciones del aprendizaje estudiantil y las innovaciones en la docencia de los profesores. Pero entre las culturas del aprendizaje de la juventud y de la innovación de los docentes, coexistiendo, pululan organizaciones universitarias que buscan su identidad.

Las estructuras universitarias ofrecen más resistencias al aprendizaje del cambio y brindan menos espontaneidad imaginativa que la propia naturaleza humana. Sentimos nostalgia de las universidades que responden a principios de calidad reafirmando el advenimiento de la excelencia en todos los órdenes: desde índices de publicaciones en revistas de impacto, citaciones de investigadores, registros de patentes, percepciones de satisfacción de los miembros de un departamento o polivalencia de las destrezas de los estudiantes para el empleo.

La cultura de la innovación es fecunda si no se enmascara con acciones ociosas que resten saber a la razón y libertad al individuo. Las capacidades de innovación de los estudiantes no se declaran como versos de un poema. No son solo un juego de ideas en el currículo de una materia. Representan una reconciliación con la naturaleza dinámica de la existencia que tiene su propia métrica. Una realidad que es casi cotidiana en todos los foros de la sociedad: el emprendimiento como la forma de valoración de la innovación, el atributo que refleja las demandas de la sociedad capitalista, al margen de otras formas de desarrollo intrapersonal, cognitiva o social del individuo.

El principio de desarrollo intrapersonal de un estudiante está ligado con su competencia para la innovación. El estudiante no ejerce su libertad de invención si no está motivado. Si no está motivado no es proactivo. Se arrumbará ante las situaciones complejas o difíciles, sin que advierta un destino profesional congruente con el concepto que de sí mismo tiene. Sin embargo, la percepción de autoeficacia empresarial parece más un mito exclusivo de algunas titulaciones del campo de las Ciencias Sociales, sin que se hayan desarrollado suficientes escalas que midan esa construcción hipotética en todos los campos del conocimiento.

Los aspectos sociales de una innovación se suelen improvisar, pero no son independientes del desarrollo de un estudiante. Un sujeto en una unidad empresarial depende de sí y de los demás. Articula su pensamiento en un conjunto de acciones que se mezclan, coordinan y subordinan con las acciones de otras personas. Un equipo se determina en acuerdos tras debates de comunicación que tienen presencia y distancia, contornos grupales y fisonomía de internet. Las redes de trabajo son tan poderosas que no tienen cortapisas de lenguas ni geografías abruptas. El teletrabajo es la negación del desplazamiento a la oficina, pero también el adiestramiento suficiente para tolerar y afrontar el riesgo.

El desarrollo metacognitivo de un estudiante no es una abstracción delirante. Sí, es creación. Como también lo es la argumentación vital o el desafío a las ideas de los demás en los distintos nichos de oportunidades de la actividad humana. Y la universidad es la primera fuente de oportunidad para el dominio de información y el desenvolvimiento de competencias de los estudiantes.

En la universidad de deben calibrar las intenciones de emprendimiento. Las experiencias de aprendizaje en las prácticas de las materias y en el practicum de la titulación representan el principio de la hondura y la veracidad de su aprendizaje, el estudiante ahormándose en relaciones con la realidad social y enriqueciéndose con la supervisión docente.

Ahora bien, si una innovación representa creación, la evaluación de una innovación se forja dirimiendo declaraciones basadas en construcciones hipotéticas apoyadas en teorías que caminen en direcciones meditadas: ¿es lo mismo evaluar una intención innovadora del alumnado que evaluar una intención innovadora de emprendimiento en los estudiantes? La evaluación de las competencias es la forma visible de la universidad española después de los acuerdos de Bolonia.

La avidez por la cultura de la innovación debe mover a los miembros de la comunidad universitaria a la transferencia de las competencias. La transferibilidad hace que el conocimiento esté en permanente proceso de reestructuración, agitando y reemplazando el aire pesado que envuelve el currículo, la docencia o las mismas entrañas de la organización universitaria. La calidad es fundamento para cualquier sociedad que apueste por el desarrollo de un capital humano que vigorice la igualdad social y la democracia, la inclusión de las diferencias, o la incorporación del talento académico en las titulaciones sin privilegios por razones de género o de otros criterios ilegítimos, ajenos a la ciencia.

La avidez cultural de competencias se manifiesta en la vida cotidiana del aula universitaria ejercitando el juicio evaluativo. La evaluación no es una flor que brote únicamente en los meses de junio o septiembre cuando se pone en entredicho el conocimiento adquirido. El conocimiento evaluativo o la experticidad evaluativa debe ser una sonido penetrante en la cerebro del estudiante que agita todos los estándares de que se dota la docencia y el aprendizaje y que maneja como resortes para calibrar sus necesidades de aprendizaje.

El juicio informado hace sostenible la evaluación. Una evaluación que trasciende la inmovilidad de un aprendiz pasivo, que ignora la existencia de calas y lagunas en su conocimiento, que no practica la gimnasia del juicio o que no se compromete con la luz del discernimiento. Un juicio informado es como un rollo de papel continuo de una rotativa donde un estudiante detiene el hilo devanado de un argumento. 

Avidez de cultura universitaria innovadora

 

Luis Miguel Villar Angulo.es

15 pensamientos sobre “Avidez de una cultura universitaria innovadora

  1. PAULA NAYARA GUTIERREZ PEREZ

    Gran reflexión sobre la falta de espontaneidad del alumnado universitario, ya que se nos encasilla entre dos muros, reprimiendo nuestra imaginación, espontaneidad e innovación. Por otro lado, se debe desarrollar la inclusión en las aulas, y ayudar a cierto profesorado para cambiar sus métodos tradicionales por otros más ajustados a las necesidades de la nueva sociedad.

  2. lmva Autor

    Ejemplifica cómo has vivido en las materias de tu grado la “represión” de tu imaginación, espontaneidad e innovación.

  3. NURIA LEANDRO GARCIA

    De acuerdo con todo lo expuesto, llego a la conclusión de que tanto universidad como profesorado, influyen en la espontaneidad del alumno, ya sea porque no tiene los recursos necesarios para motivarlos de manera innovadora, o porque simplemente los profesores no están interesados en aprender nuevas formas de enseñar. Además hay que motivar al alumnado, para que no tenga miedo a expresar sus ideas ante los demás.

  4. CLAUDIA MARTIN LOPEZ

    Después de leer este blog, llego a la conclusión de que es cierto que los alumnos hoy en día, y sobre todo en las universidades, tenemos falta de espontaneidad. Esto se debe en gran medida a la falta de motivación y a los sistemas tan establecidos que tenemos.
    Creo que cambiar los sistemas educativos obsoletos e introducir novedades y avances, acabaría con este problema y haría que los alumnos estuvieses más motivados y mostrasen más interés.

  5. Ariel Quintero Cabeza

    Muy interesante este blog, pienso que en la universidad no te dan la oportunidad de ser creativo ya que las tareas que se plantean en general son muy marcadas (utilizar el Word y plasmar ahí toda la información que se encuentra en internet) en mi opinión este sistema no te motiva, no te da pie a ser creativo, es muy sistemático. A esto hay que sumarle la manera que en general se dan las clases, horas y horas el alumnado sentado en un pupitre escuchando al profesorado, esto provoca que no sea motivante ni ir a clase, ni deja que el alumnado sea creativo.

  6. NURIA DONOSO DARIAS

    Leyendo este artículo, de este blog, me ha recordado una conferencia que dio Francesco Tonucci, un psicopedagogo e investigador italiano, que ha centrado su vida en el estudió de la educación, mayoritariamente de infantil.Pero al fin y al cabo, todo comienza ahí, desde que nos dan por ejemplo unas pautas para pintar, nos dicen como se dibuja un pájaro, una mariposa, nos dicen como se dibuja bien y como se dibuja mal. Sin embargo, ¿por qué está bien o mal un dibujo? ¿cómo se decide que es lo correcto dibujando?
    El hecho de que nos coaccionen cómo tenemos que dibujar provoca que tengamos menor imaginación, nos están limitando la innovación ya, desde tan pequeños. Así que no se puede pretender que en la universidad se tenga imaginación y capacidad para la creación si de pequeños inhibimos esa parte ara centrarnos en lo cognitivo.
    Por lo tanto, es cierto que es importante que exista más imaginación en las universidades, para conseguir que la sociedad avance, pero este cambio, se tiene que hacer desde abajo.

  7. MARIA MENDEZ GARCIA

    Considero también que la motivación del alumnado es un pilar fundamental para la innovación, pero hoy en día es muy difícil que el alumno permanezca motivado, aquí es donde entra el papel del profesor que debe de utilizar técnicas y materiales para conseguir captar la atención del alumno, ya que consiguiendo la motivación de este, será capaz de innovar y por consiguiente llegar a ser más espontaneo.

  8. Jennifer Hernández Cabrera Jennifer Hernández Cabrera alu0101266411@ull.edu.es

    Después de haber leído este articulo el cual, me ha resultado muy interesante, debo expresar mi expresión de conformidad con él, ya que, en las materias ya fijadas en la universidad para los alumnos de nuestro grado, no se lleva a cabo el papel de enseñanza innovadora, sino que, seguimos de una cierta forma adoctrinados y no llevamos un papel principal en nuestra propia enseñanza. Los alumnos tienen que regirse por los criterios expuestos para cada asignatura, sin tener en cuenta nuestra opinión y cómo podemos hacerla más amena o expresar nuestras ideas para que sea “diferente”.
    Debemos tener una enseñanza en la que la imaginación y el desarrollo propio pueda tener un lugar importante en el aula y no ser siempre el profesor el “protagonista” de toda la enseñanza en sí.

  9. AINOA HERNANDEZ MARTIN

    Después de leer este blog llego a la conclusión de que, actualmente en las aulas falta espontaneidad y creatividad por parte de los alumnos. En muchas ocasiones el estudio es tradicional, basado en contenidos y poco en la motivación del alumno, por lo que, tan siquiera pueden desarrollar estas habilidades en clase. También es importante hacer que desaparezca el miedo de dar opiniones ante los demás.

  10. lmva Autor

    ¿Ha tenido miedo en todas las asignaturas de su curso para levantar la mano, pedir la palabra y exponer sus opiniones? Si es que no, indique cuál fue el motivo de su exposición.

  11. lmva Autor

    Qué necesita Vd para estar motivada? Indique varios elementos o factores que ayuden su motivación por el aprendizaje?

Deja un comentario

Luis Miguel Villar Angulo