CU de la US
Luis Miguel Villar Angulo

La desconexión del estudiante y el compromiso académico

La desconexión del estudiante y el compromiso académico

Monumento al agua (Almuñécar)

La desconexión del estudiante es el antónimo del compromiso académico.

El objeto de este post no es desgastar más la naturaleza de un grado académico universitario que se hizo mayor en la “Città creativa della música”, sino que se dirige a un problema de aprendizaje más profundo. No es una consideración psicológica de lo que es el aprendizaje en sí, desligado de otras formas del entorno académico, como la participación estudiantil en la toma de decisiones, la responsabilidad del estudiante en el éxito personal o la medición del esfuerzo proporcionado a las tareas de las materias de los distintos campos científicos.

Se refiere, precisamente, al compromiso del estudiante que se reviste de comportamientos positivos en las actividades académicas, que influyen en el dominio de las tareas de aprendizaje. El compromiso emotivo de un estudiante igualmente alcanza a conectarlo positivamente con sus profesores y compañeros en la colaboración de trabajos de investigación, en la asistencia a sesiones prácticas de las materias y en la evitación, cuando el compromiso es negativo, de la interrupción o el boicot a las tareas planificadas en las guías docentes aprobadas en los consejos de departamento.

¿Existe un compromiso negativo ante la nueva cultura de los estudios de segundo ciclo, másteres oficiales, homologados a nivel europeo, que dan acceso al doctorado, y están orientados a la investigación?; o más bien, ¿a los másteres propios, que no redundan en una habilidad de tesis sino en una pericia empresarial?

Estas interrogaciones sobre los másteres para el inicio de una carrera profesional se presentan en un momento en que el compromiso juvenil se descompensa y brota en su ausencia la desconexión del estudiante, un estado latente que aparece y desaparece en función de la tarea, materia, profesor, semestre o curso entero. La desconexión intermitente de las actividades de una materia es una forma de anticipar la desidia estudiantil con el consiguiente riesgo de abandono de una materia para otra convocatoria de examen (dicen: “esta asignatura la dejo para septiembre”).

La desconexión del estudiante es el antónimo del compromiso académico y de aprendizaje. ¿Cuál de las dos construcciones ocurre con más frecuencia en el primer curso de una titulación universitaria? Hay que distinguirlas, vertebrar sus coloraciones y, después, sutilizando más los colores, pintar las formas de los programas que remedian la desvinculación con valores puramente plásticos.

Carácter

El profesor, mentor u orientador debe trabajar el carácter del estudiante. Tiene que desviar emociones que puedan suscitar el prefijo negativo des que es muy productivo en el lenguaje y fértil en la comunicación de los jóvenes: desafecto, desapego, desvergüenza o desconexión.

Esta inversión de la acción deseada (afecto, apego, vergüenza, conexión) o del estado precedente del estudiante… ¿es una pauta generacional?, ¿es un resentimiento ante el paro laboral que los amenaza en un futuro no muy lejano?, ¿es el aburrimiento diario de las clases teóricas cargadas de actividades intelectuales que son solo palabras?, ¿es la desvinculación la falta de agitación interior para participar en las tareas de clase, en aprovechar actividades extracurriculares relacionadas con las materias, la titulación o el ambiente universitario?

El estudiante que pierde toda relación con el mundo universitario vive en la inercia, la apatía, la desilusión. Pierde todo el sentido de idealismo distinguido en el ambiente universitario. No exterioriza participación en la comunidad universitaria: ni busca oportunidades de aprendizaje ni tiene sentido del conjunto de la vida social de la institución universitaria.

La desconexión del estudiante es igualmente una incomprensión emotiva de la obra docente y de otros sectores de investigación de la vida universitaria. Es una indiferencia, incluso, ante los eventos sociales que promueven sus compañeros en clubes o comités, excepto si estos se vinculan a actividades de sindicación política de ámbito estatal o de la comunidad o a participaciones deportivas competitivas.

Instalados en otras posiciones sociales arrebatadas, se desvinculan de los valores educativos porque el estudio solo ofrece notas y títulos de escasa meritocracia; se desligan de conductas de estudio invirtiendo menos tiempo y esfuerzo en el dominio de una tarea; se desconectan del trabajo en grupo porque no quieren interactuar con compañeros que se aprovechan del esfuerzo ajeno.

Saben que si se desconectan no participan, pero creen más en sus posibilidades de creación inteligente. Y sin embargo, viven con intensidad los apuros de calendario al finalizar los semestres o los cursos académicos, porque deslizan la apatía congénita que los ha arrastrado en su proceder escéptico y sarcástico de estudiante individualista que boicotea las tareas o las cuestiona con intención reformadora, redefiniendo los parámetros de las tareas para salvar cognitivamente su indolencia.

Alienación

La desconexión de un estudiante es un estado de enajenación conductual: trabaja fuera del grupo para hacer una tarea en la que debería estar involucrado asumiendo que no se hace con el canon de su propia epistemología. Una alienación que parece una tesis postmoderna impulsada por el contexto sociopolítico. El estudiante entra como un extraño en el ambiente universitario de primer curso y poco a poco va disolviendo su naturaleza “anti-instituto de educación secundaria” hasta la docilidad efímera impuesta por las evaluaciones y los “suspensos”.

Las expectativas no se cumplen en el primero o segundo año de una titulación. Cerrado el currículo de una materia con anterioridad al inicio de curso, la composición del cuadro académico de un curso o una titulación es otro factor que estresa la condición psicológica, escéptica, de un estudiante que vive su humanidad sin importarle el caos en que vegetan sus compañeros ante la complejidad de problemas desconocidos.

Autoestima

Justamente, de la baja motivación por una carrera es de donde proviene el agotamiento de las tareas, la incertidumbre de futuro y un ambiente enrarecido en la familia. Porque no recobran la autoestima aquellos estudiantes que se ven presionados por los padres para continuar la carrera que ellos han elegido. En silencio, encerrándose en sí mismos, reconocen que no están preparados para la educación superior.

Deserción

La incompatibilidad de los estilos de aprendizaje respecto de la educación secundaria pasa factura. La deserción universitaria crece en mayor número cuando los estudiantes anidaron en una atmósfera de exigencia pasajera, sin abrir una sola interrogación, sin suscitar una duda metódica, o sin proferir un juicio razonado de valor.

Pero su desconexión se agrava cuando pasan tiempo ejecutando tareas remuneradas y no competitivas fuera de la universidad. Así, los estudiantes reducen su tiempo de estudio, trabajan en campillos de investigación que demandan trabajos de campo, cubren gastos ordinarios de su vida de ocio, pero distraen su intimidad para el estudio.

La desconexión de los alumnos internacionales que hacen intercambios universitarios con programas europeos no toman conciencia suficiente de los problemas organizativos y culturales que impone el currículo de las materias que cursan los estudiantes nativos. Las clases numerosas, la ratio profesor/estudiantes en los cursos del primer ciclo, la falta de tutores, mentores, orientadores reducen los contactos cara a cara y las conexiones a chats de internet de orientación académica requieren incrementos en las cargas horarias de los profesores que no se computan como carga lectiva. Y el profesor se dedica a dar clase, no a mantener chats.

La docencia puede ser motivo de desconexión, un nuevo factor desencadenante de distanciamiento estudiantil. La falta de entusiasmo docente, la inaccesibilidad de los contenidos disciplinares, las raíces profundas de la información manejada en los programas retan a los estudiantes que necesitan nuevos resortes para mantener la atención y sellar nuevos ritmos de aprendizaje.

¿Compromiso universitario o desconexión del estudiante? La desconexión universitaria es la nada del aprendizaje. Tener compromiso es adquirir un contorno, una fisonomía, un espacio conceptual y emotivo que resuene como fuerza actuante del estudiante.

 

Luis Miguel Villar Angulo

48 pensamientos sobre “La desconexión del estudiante y el compromiso académico

  1. LUCILA GODOY GONZALEZ

    Estoy muy de acuerdo en lo que se refleja en el artículo. Desde mi punto de vista no estamos hablando solo de desconexión por parte del alumno, sino también por parte de la institución universitaria, ya que una no existiría sin la otra, se entrelazan entre sí. Esta claro que otro factor muy importante es el entorno familiar y social ( madre, padre, hermanos/as, grupo de iguales…) que interceden muchas veces de manera indirecta en la manera de pensar y actuar del alumno.
    El problema se debería tratar de raíz, innovando en métodos por parte de la universidad y orientando desde etapas educativas anteriores a la universidad,al alumno.

  2. MICHELLE CAROLINA MULLO BETANCURT

    Comentando el post de La desconexión del estudiante y el compromiso académico considero que la desconexión de muchos de los estudiantes universitarios es producida por la falta de motivación por parte del profesorado en la carrera universitaria que hemos escogido llegando en algunas ocasiones incluso a abandonar nuestra carrera.

  3. ARANZAZU HERRERA RODRIGUEZ

    Estoy totalmente de acuerdo en gran parte del post. Existe un hastío generalizado en la gran mayoría del alumnado, y la solución es difícil, además de esto muchos que trabajamos, con que damos muchas veces en el camino, porque aunque nos queramos implicar al máximo, el tiempo que requiere la universidad, muchas veces no lo tenemos. Además sumado a el post comentar que muchos alumnos dejan de estudiar por

  4. ERIKA RAMOS ALVARADO

    En mi opinión estoy de acuerdo con lo dicho en este post, pienso que la desconexión en el estudiante, sobretodo actualmente en el universitario, es que cada vez hay menos motivación por parte de los profesores universitarios, los docentes solo te piden el máximo de tí, pero la realidad es que eso acaba contigo, también es verdad que la familia influye mucho, pero también es verdad que a veces las familias son las que te motivan a que te quedes cursando esa carrera ya que la universidad y sus docentes no provocan ninguna iniciativa ni interés en el alumno. Creo que es necesaria la motivación en el alumnado y más en el universitario y pienso que no deben exigirte tanto contenido que muchas veces no ayuda a tu formación profesional.

  5. paola sepulveda rodriguez

    Estoy bastante de acuerdo con el post, ya que mucha de la desilusión que tiene el alumnado en la actualidad, viene dada por la actitud de la institución de la universidad, si el profesorado no pone las ganas y el esfuerzo en cuanto a la materia, esto acaba afectando a los alumnos en general, aunque no solo ocurre en la universidad, sino también en las demás instituciones escolares.

  6. MELANI FUMERO DIAZ

    Estoy de acuerdo con el contenido de este post. Si es verdad que el alumno se debe de encontrar motivado y por ello, el entorno debe de ser motivador, tanto como la actitud del docente como la metodología que se lleve a cabo en en el aula. Además, afectan otros factores como el entorno social, el cambio de estilo de aprendizaje, la baja motivación del alumno…etc. Este tema se debe tratar de manera interna, sobre todo yo creo que el problema radica en la actitud, tanto del alumno como del docente, si ambos tienen iniciativa el proceso de aprendizaje será mucho más dinámico. Además, también veo adecuado un cambio de metodología cada cierto tiempo, así los alumnos estarán mas predispuestos a aprender que de costumbre.

  7. Laura Garcia Diaz

    Estoy de acuerdo en con el post. Considero que cuando llegamos a la universidad lo hacemos pensando en que por fin podremos disfrutar de unos estudios que son los que realmente nos gustan. Pero nos encontramos con un sistema que tiende a desmotivarnos y que está lleno de contradicciones, por las que muchas veces no se consigue el objetivo, abandonando antes de acabar.

  8. SARAY ROJAS HERNANDEZ

    En mi opinión, estoy de acuerdo con lo escrito en este blog, ya que la desmotivación del estudiante es algo que hay que radicar y pienso que haciendo las clases más dinámicas y con más uso, facilitaría la motivación de los alumnos, sobretodo porque al ser horas seguidas de teoría, muchos pierden el hilo de la clase. Leyendo los comentarios, he visto que han nombrado el tema de las becas, algo que veo también importante, puesto que hay alumnos que no tienen dinero para pagar un grado y no dan muchas ayudas, si te dan por un lado te quitan por otro. La educación es algo fundamental en la vida de las personas y pienso que deberían prestar más atención a ella y no solo utilizarla en beneficio de X asunto.

  9. lmva Autor

    Indique cuál es su actitud hacia el aprendizaje en el grado de Educación Infantil y cuál es la metodología que más le ayudaría al aprendizaje

  10. lmva Autor

    Señale al menos tres ejemplos en los que la institución universitaria provoque desilusión en los estudiantes de grado de Educación Infantil.

  11. lmva Autor

    Indique los aspectos en los que observa desmotivación del profesorado en el grado que estudia y casos en que los estudiantes hayan abandondao la carrera por esa causa.

  12. RAISA LUIS LUIS

    Respecto a mi opinión sobre este post, estoy de acuerdo con lo que se comenta puesto que ocurre cada vez más y más en el ámbito universitario. Y es que son muchos los factores que son vistos como obstáculos por nosotros, los universitarios. Y para mí uno de los factores nombrados más relevantes y que tiene el protagonismo en esa desconexión, es la falta de motivación y de ahí nacen los demás problemas que se presentan. Tal vez es algo complicado pero para conseguirla se debería motivar a los universitarios desde sus propios interesés (cuando se ponen ejemplos en clase), explicar la teoría de forma dinámica o simple, que haga que la persona se quede con la idea principal y luego ella misma que investigue o estudie más esa idea, o que se hagan numerosas actividades cuando se explica la teoría, provocando de vez en cuando una sonrisa en el alumnado. Estas son algunas formas de mejorar la motivación en una carrera universitaria desde mi punto de vista.

  13. VANESA SOSA CABRERA

    “Estoy bastante de acuerdo con el post. Opino que gran parte del problema son de los profesores, ya que no nos motivan positivamente, aunque también influye en el grupo de clase que estás, porque este te puede hacer sentir inferior y perder la motivación. Incluso podemos decir que a veces el hecho de elegir la carrera que no quieres, si no la que tus padres te dicen es otro gran problema para los estudiantes.”

  14. lmva Autor

    Motivación, grupo clase, carrera, padres… de todos esos factores, ¿cuál es el que le parece que es más importante para su implicación en el aprendizaje de las materias?

  15. OLGA FERNANDEZ DE LA TORRE

    Estoy de acuerdo con este artículo, pero me parece necesario recalcar el papel que tienen las etapas anteriores a la Universidad en esta desconexión con el estudio. Desde mi propia experiencia, puedo afirmar que son muchas las ocasiones donde el equipo directivo del centro, no cumple perfectamente con su función, provocando la eleccion de una carrera que, tal vez, no cumpla ni con las necesidades ni con los ideales que el alumno imaginaba, desencadenando, en consecuencia, que no se sienta motivado ni con las asignaturas, ni con el futuro laboral que tendrá.

  16. IRAIA ALVAREZ SEBASTIAN

    Bajo mi punto de vista, pienso que tiene un valor muy importante que los estudiantes no pierdan su entusiasmo por aprender, numerosos factores son los que provocan esa desconexión estudiantil y deberán ser los docentes los que consigan mantener la atención de los alumnos y potenciar la motivación hacia el aprendizaje.

  17. Alicia Jerez Afonso

    Totalmente de acuerdo con tu post, mostrar mi posicionamiento a favor de cambiar el método de dar las clases en las aulas para motivar al alumno. Decir que sería un punto positivo que el profesorado fuese más cercano y apoyase más al alumnado. Pues muchos de nosotros y nosotras no vemos desmotivados y desmotivadas, en gran parte por la visión que tenemos sobre nuestro futuro. Hartos de oír a jóvenes que con carreras universitarias, están al paro o trabajando en un restaurante de comida rápida. Otro factor que hace que los jóvenes se desmotiven y lleguen a abandonar las carreras universitarias es el tema económico. De acuerdo con lo que planteas sobre los empleos; es cierto que muchos encuentran trabajos que con su remuneración cubren sus necesidades, lo que hace que dejen de lado sus estudios.

  18. NAYARA PEREZ IZQUIERDO

    Estoy de acuerdo acerca de lo que se ha escrito sobre la desconexión estudiantil, ya que en muchas ocasiones la razón de que los estudiantes dejemos de asistir a algunas clases o dejar la asignatura para la siguiente convocatoria es por la propia labor docente. Ya que muchos profesores dan clases pasivas en las que los alumnos lo único que hacemos es escuchar y nada más, lo que hace que dejemos de asistir a esa clase o hacer otra cosa para aprovechar el tiempo, en lugar de atender a las explicaciones. Es por ello que creo que se debe revisar la labor docente y valorar lo que realmente están haciendo bien y lo que no.

  19. Andrea Rodriguez Lorenzo

    Atendiendo a lo que se expone en este post, estoy de acuerdo con que cada vez son más los estudiantes universitarios desmotivados y con baja autoestima que se encuentran presionados a continuar con una carrera que no les gusta por motivos de presión familiar, social… Se trata de una desconexión no solo del alumnado, sino también de un profesorado poco entusiasmado que basa sus clases en la simple transmisión de conocimientos y la puntuación. El profesorado debería fomentar la libre exploración del alumnado, donde se generen sentimientos de autosuficiencia y satisfacción, así como ofrecer comentarios positivos de sus fortalezas y debilidades y acabar con la simple calificación basada en un examen.

  20. YAZMINA GARCIA DE PERO-SANZ

    El autor del post, analiza sistemáticamente las causas que pueden llevar al estudiante al fracaso académico.
    Estoy de acuerdo en lo que se refiere al compromiso emotivo del estudiante en sus actividades académicas, siendo el profesor, mentor u orientador el encargado de desviar aquellas emociones negativas que puedan llevar al estudiante a la desidia, a la desconexión y al abandono, potenciando su motivación e ilusión por la materia.
    Otro de los agentes que pueden llevar al fracaso es la baja autoestima, generada en el estudiante que se ve forzado por sus padres a cursar unos estudios que no se ajustan a sus gustos o preferencias.
    También menciona el autor otra situación en la que se ven inmersos muchos estudiantes y puede llevar a la desconexión. Se refiere a aquellos jóvenes que se ven obligados a trabajar para financiarse los estudios debido a la actual crisis económica que tan duramente está azotando a las familias y a un sistema de becas y ayudas precario. ¿Qué más quisieran estos jóvenes que poder dedicarse exclusivamente a sus estudios?
    Por último, también hace mención a la sobrecarga de trabajo de los docentes debido a clases sobresaturadas, insuficiencia de profesores y falta de medios que provocan estrés y falta de entusiasmo en los mismos, lo cual puede ser también causa de desconexión de los alumnos

  21. Paola Kauffman Gomez

    Mi posicionamiento es similar al del autor del artículo pues es cierto que los estudiantes universitarios sentimos un cierto rechazo o desconexión hacia la institución universitaria, que en mi opinión viene dada por diversos factores. Entre ellos destacaría la falta de motivación del alumnado con algunas asignaturas de los primeros años debido a la falta de visión práctica a la hora de desempeñar las profesiones futura y la poca motivación e implicación del profesorado en el proceso educativo. Y, por otro lado, la burocracia administrativa entorpece el día a día del alumno (mucho papeleo, escasez y tardanza de becas, demoras en los reconocimientos de créditos…). Creo firmemente que a la institución le hace falta un cambio que reestructure la base del sistema para que el alumnado nos podamos sentir satisfechos y en armonía con nuestros estudios y seamos los protagonistas del proceso educativo.

  22. ISOLINA MARTINEZ COELLO

    Concuerdo con el contenido del post, pues es cierto que un gran número de estudiantes entran a la universidad con la ilusión de hacer lo que les gusta, pero cuando se dan cuenta de las adversidades que aparecen en su camino, sus expectativas cambian conduciéndolos a la desmotivación y, en algunos casos, a la decepción. Por mi parte creo que existen diversos factores que influyen en el desinterés del alumnado como lo es muchas veces el entorno social, la familia, la situación económica (sobre todo la de aquellas personas a quienes se les niega la beca de forma injusta y, por lo tanto, se ven obligadas a buscar un empleo y compaginarlo con sus estudios, tarea que no es sencilla de realizar). Sin embargo, considero que gran parte de la influencia la ejerce la propia institución universitaria y el profesorado, ya que, por un lado, se enseña una considerable cantidad de contenidos teóricos, que no siempre aportan a la formación profesional y; por el otro, los alumnos se tienen que adaptar a las preferencias del docente, así como cumplir con sus expectativas sin que este tenga en cuenta su vida personal. Sería adecuado reformar ciertos aspectos, como un cambio hacia una metodología más encaminada a potenciar el aprender a aprender, y menos en el aprobar un examen, o plantear más actividades prácticas que guarden relación con la carrera a estudiar.

  23. AINOA HERNANDEZ MARTIN

    Estoy de acuerdo con la gran mayoría de este post. En la actualidad cada vez más los estudiantes se encuentran poco motivados debido a los métodos dados por la Institución Universitaria. Hace falta dinamismo, entusiasmo por parte de los profesores y alumnos, creatividad… pero debido a las sobrecargas de las clases y el poco tiempo libre, en muchos casos es imposible. También muchas veces deciden cursar unos estudios por seguir lo que hicieron sus padres y en otras muchas, se les hace imposible debido a la cuantía.

  24. SHEILA PEREZ BRITO

    Estoy de acuerdo con lo que nos presenta. Existe una gran desconexión del alumnado en su compromiso con el aprendizaje tal y como se menciona. Considero que se debe a que en la base no se ha inculcado o no de la manera correcta la participación y las ganas de aprender. En el afán de conseguirlo, quizás se haya logrado el efecto contrario.
    Tanto profesores como alumnos tenemos de cierto modo “culpa”; los alumnos nos podemos sentir desmotivados a causa de nuestras experiencias anteriores y los profesores al ver que no lo estamos. La institución universitaria debería trabajar mano a mano con los alumnos, ideando nuevas formas metodológicas y conociendo los principales centros de interés.

  25. THALIA TORIBIO ARBELO

    Lo que se refleja en el post es exactamente una realidad que estamos viviendo los estudiantes universitarios. Desde mi punto de vista, la desconexión del estudiante es precisamente promovido por el poco compromiso académico que viene dado por la gran parte del profesorado. La poca motivación que se genera en algunas clases y la monotonía de la metodología, que a mi parecer es un poco antigua ya que se basa principalmente en un exceso de teoría, que en muchas ocasiones es leída de las presentaciones, provoca una desmotivación que se convierte en aburrimiento en el alumnado. Un factor muy importante, es la influencia que viene del entorno social y familiar que se esté dando en el momento, pues en numerosas ocasiones, se unen ambas desmotivaciones y los alumnos abandonan la carrera universitaria. Sin embargo, creo que un cambio metodológico en el que se implique tanto profesores como el alumnos generando dinamismo en las clases, saliendo un poco de la vía teórica, sería una solución efectiva.

  26. PRISCILA MARIA PEREZ FUMERO

    Estoy de acuerdo con el post, pero sabemos que hay muchos estudiantes que empiezan el primer año de universidad motivados, y que a mitad de año, los estudiantes ya están desmotivados ya sea por el docente o por otras causas. La mayoría de las veces es por causas del docente, esto no debería ser así ya que el docente debe motivar a las estudiantes.

  27. lmva Autor

    Indique una metodología y un centro de interés sobre el que exista consenso entre los estudiantes para aumentar la participación productiva en el aprendizaje

  28. lmva Autor

    Dinamismo, entusiasmo, creatividad… indique cómo gestionaría una sesión de clase en la que intervinieran las acciones indicadas.

  29. lmva Autor

    Atribuye a la institución como causa importante de la desmotivación universitaria. Es una opinión compartida por más estudiantes?

  30. lmva Autor

    seleccione un contenido de una materia de su grado y proponga un cambio metodológico que genere dianmismo en los aprenddizajes

Deja un comentario

Luis Miguel Villar Angulo