CU de la US
Luis Miguel Villar Angulo

LAS UNIVERSIDADES ESTÁN OBLIGADAS A CAMBIAR

LAS UNIVERSIDADES ESTÁN OBLIGADAS A CAMBIAR, por Arild Tjeldvoll.

Arild Tjeldvoll

Arild Tjeldvoll

Introducción.

La mundialización obliga fuertemente a las instituciones de educación superior a repensarse en todos los países. Según la lógica de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y el Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios (AGCS), habrá cada vez más competencia entre las instituciones de un país y entre las instituciones de diferentes países. Las clasificaciones de las universidades del Times Higher Education Supplement dan una señal inequívoca a todas las instituciones que tienen como ambición tener un alto puesto en la clasificación mundial: Tienen que ser creativas siendo innovadoras… para que sean competitivas. En este trabajo se presentan algunas condiciones consideradas cruciales para que las instituciones sean innovadoras. Las condiciones son: a) autonomía institucional, b) financiación adecuada, c) alianzas internacionales, d) mecanismos de garantía de calidad, y e) mecanismos de marca / mercado. Esta presentación tiene en cuenta el contexto específico chino.

Autonomía institucional

La autonomía institucional real es crucial para desarrollar el pensamiento creativo en términos de metas, estrategias y cambio organizativo de una universidad. Si hay mucha interferencia gubernamental, o “dirección en lugar de ciertos detalles a distancia” se pierde la oportunidad de un “aprendizaje organizativo”. Esto es y sigue siendo un problema importante en la Europa Continental, donde los ministerios han estado interviniendo administrativamente las universidades.  Por lo tanto, las instituciones se han vuelto incompetentes en el manejo de su propio negocio. La situación es la opuesta para los países angloamericanos, donde el Estado siempre ha otorgado a las instituciones autonomía y cierta financiación. En el caso estadounidense, el Estado también le dio a las universidades las metas que deberían alcanzar. A partir de estas experiencias y de la actual presión de la globalización, también en China el papel del Gobierno debía ser doble: a) ofrecer metas claras de investigación y educación a cada universidad, y b) tener una agencia de auditoría que esté continuamente evaluando el desempeño de la universidad – el nivel de rendimiento de los objetivos de investigación y enseñanza. En este proceso, algunos mecanismos de financiación podrían utilizarse como “zanahoria” para estimular e incrementar la eficiencia de los procesos. El Gobierno debería tener la responsabilidad de nombrar un “consejo de administración” compuesto por representantes de las principales partes interesadas, especialmente el Gobierno y el Partido Comunista Chino. La Junta sería el vínculo entre el Gobierno y un Presidente designado de la Universidad. Además, la Junta tendría la responsabilidad de identificar (si es necesario, mediante la “caza de celebridades”) al candidato más cualificado para ser presidente. El Presidente debería ser nombrado con un contrato por un período de cuatro años. La Junta podría renovar el contrato si estuviera satisfecha con los logros de la universidad. En el ejercicio de sus funciones, el Presidente debería tener muy altas la autonomía y la autoridad para dirigir la universidad y obtener los máximos logros de los objetivos propuestos por el Gobierno, e interpretados por el Consejo.

La autonomía y el liderazgo de las instituciones independientes son probablemente las principales razones por las que las universidades estadounidenses dominan tanto en los rankings mundiales, y por implicación, son altamente competitivas, porque han sido forzadas estructuralmente a ser creativas e innovadoras.

Financiación apropiada

Todas las instituciones públicas necesitan tener alguna financiación del Estado. Sin embargo, una financiación demasiado inequívoca y segura del Estado puede crear “holgazanería” organizativa. Después de cierta financiación básica, las universidades deben recibir más fondos de acuerdo con sus logros. Los logros de alta calidad se deben pagar. Un nivel bajo de rendimiento debería ser sancionado con menos fondos estatales. Lo más importante de la financiación es, sin embargo, que las universidades deberían ser estimuladas a forjar sus propios ingresos. Incluso la financiación estatal podría ser etiquetada por la entrega de ciertos servicios o productos (investigación y enseñanza) al Estado. El pensamiento del mercado domina generalmente en la Aldea Global. Por lo tanto, será fundamental para ver la conexión entre los logros y la financiación. Las universidades competitivas pensarán como corporaciones exitosas en el mercado. La financiación otorgada por el Estado debería destinarse a ciertas actividades / producciones clave, especialmente a aquellas instituciones que tienen problemas para ser competitivas en el mercado. Por ejemplo, la investigación de la literatura y la filosofía china debe tener una financiación segura, porque son cruciales para mantener la cultura y la identidad chinas. La financiación estatal no permitiría un campus de lujo y una exhibición de edificios. El nivel salarial general para el personal académico debería ser suficiente para una clase media normal y decente en China. Si el nivel salarial medio fuera demasiado bajo, pondría seriamente en peligro la situación de la calidad de la investigación y de la enseñanza. Por otra parte, en el Reino Unido hoy se discute dar un sueldo extra al profesorado conectado a logros adicionales. Lo mismo debería pasar en China. Un trabajo documentado duro y exitoso para que los estudiantes lograran buenos exámenes, o publicar en revistas de jueces externos, especialmente internacionales, se debería pagar aparte. Este pensamiento es simplemente parte del pensamiento del mercado dentro de las universidades, y no sólo fuera. Si las universidades quieren tener jugadores estrella, tendrían que ofrecer salarios competitivos. Sin embargo, por otro lado, es muy importante tener un salario promedio decente para todos los trabajadores académicos.

Alianzas internacionales

Las alianzas nacionales e internacionales son importantes. Un grupo de instituciones puede ser capaz de ofrecer un mejor “paquete” de programas de enseñanza o un equipo de investigación de mayor calidad que si hubieran estado operando solos. Trabajar en una alianza hace más competitivas las instituciones. Un ejemplo práctico de este pensamiento son las alianzas que vemos entre las compañías de líneas aéreas (por ejemplo, Star Alliance: Lufthansa, Singapore Airlines, Tailandia, SAS, etc.). Ya varias universidades estadounidenses están operando tanto en alianzas nacionales como internacionales, y, por lo tanto, operan de manera más competitiva en el mercado global. La Universidad de Xiamen y la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología trataron de desarrollar programas conjuntos de doctorado en estudios de educación superior. El valor es mutuo. Los occidentales son atraídos por el mercado chino. Los chinos están aumentando su influencia en todo el mundo a alta velocidad, por ejemplo, en África, en este momento. Por supuesto, un desafío es que las universidades chinas puedan equilibrar intereses nacionales claros y sus propios intereses institucionales. Para un país como China, con su sistema político particular, es fundamental por razones de seguridad del Estado que tenga una auditoría activa de lo que hacen actualmente las instituciones superiores.

Seguro de calidad

Para que una universidad se mantenga competitiva, la calidad del producto y del proceso (que conduce a la producción) tiene que ser comprobada todo el tiempo. Sin embargo, los mecanismos de aseguramiento de la calidad serán de carácter diferente dependiendo de la autonomía de la institución. Si el funcionamiento de la universidad está estrictamente controlado por el Gobierno o la Partido, exactamente estos agentes tendrán que asumir la responsabilidad de verificar la calidad. Una institución dirigida de esa manera no aprenderá a ser consciente de los problemas de calidad. Cuando la universidad tenga autonomía para organizar la producción y la calidad de la misma, encontrará sus propios mecanismos. El punto de partida para todo control de calidad son los logros finales: la calidad en el aprendizaje de los alumnos y la calidad del trabajo de investigación. La primera es visible en los resultados del examen, mientras que la última está: a) documentada en los artículos publicados, o b) contribuye a resolver un problema práctico importante (por ejemplo, en la investigación espacial). Si los logros son pobres, la propia institución se verá obligada a examinar más de cerca cómo se organiza el aprendizaje (en relación con los resultados de los exámenes de los estudiantes) o cómo funcionan los equipos de investigación. En ambos casos, la calidad individual del profesor y del investigador serán identificados por el liderazgo universitario, quien entonces deberá tomar las medidas necesarias para realizar mejoras. La tercera dimensión del aseguramiento de la calidad es la universidad como organización, lo que significa que todo el aparato administrativo es profesional. Además, la calidad de los aspectos técnicos, de los equipos, etc., pertenece a la verificación de la calidad de la organización universitaria.

Un ejemplo particular de cómo una institución puede asegurar la calidad, es tener otra institución similar para llevar a cabo una evaluación externa. Por encima del nivel de la institución, las autoridades del Estado / Partido o de la Provincia / Partido son responsables todo el tiempo de evaluar las instituciones.

Mecanismos de mercado / marca

En una sociedad global basada en el mercado, la capacidad de “mostrarse” es sólo el punto final de la “cadena de valor universitario”. Si los logros de calidad no se hacen públicos, conocidos por las principales partes interesadas, pueden faltar oportunidades importantes para desarrollar la competitividad. Una fuerte tendencia internacional hoy en día es la publicidad de sus programas y proyectos, con el fin de atraer a los estudiantes de pago y ganar más fondos para la investigación. La mejor manera para que las instituciones chinas desarrollen tales mecanismos es observar lo que está sucediendo en Occidente.

Observaciones finales

China ya ha desarrollado entre ocho y once “instituciones estrella” internacionales. En una publicación del ranking mundial universitario del Times Higher Education Supplement, China (Hong Kong y Taiwán incluidos) tiene 11 universidades entre las 200 mejores del mundo. La Universidad de Pekín ocupa el puesto 14, y es la mejor institución no británica / estadounidense del mundo. Cuando las clasificaciones mundiales se especifican en ciertas áreas disciplinarias, China tiene ocho universidades entre las 100 mejores en el mundo en Ciencias (Pekín está clasificada en el puesto 12). El país tiene 11 universidades entre las 100 mejores en el mundo en Tecnología (Tsinghua University clasificada en la posición 14). En Biomedicina China cuenta con 8 universidades entre las 100 mejores del mundo (Pekín ocupa el puesto 8).

Estas cifras indican que China está en el buen camino. El gran reto es, por supuesto, aumentar el número de universidades de clase mundial en el país. Más allá del Gobierno y del Partido deben encontrar formas de descentralizar el poder de decisión de las instituciones, al mismo tiempo que se mantiene un control estricto de la evaluación sobre la “cadena de valor”, comenzando con los objetivos de la política nacional de educación superior, continuando con la universidad como organización para la investigación y la enseñanza de calidad, y terminando con muchas más instituciones chinas que se sitúan entre las 200 mejores del mundo.

El aumento de la financiación dirigida y responsable a las instituciones públicas y privadas con el fin de ponerlas en marcha es importante. Igualmente, deben alentarse las instituciones privadas con estudiantes que paguen matrícula. Asimismo, la calidad de las instituciones privadas debería estar controlada por la misma agencia nacional de evaluación. Cuando una institución ha iniciado una buena trayectoria, se espera que cree sus propios ingresos, vendiendo servicios de investigación y enseñanza en el mercado. Para fortalecer su competitividad, las instituciones ambiciosas deben buscar financiación en el extranjero, aumentar su competencia en inglés y hacer alianzas con instituciones extranjeras para fortalecer su propia competitividad. Con el fin de publicitar una marca o el mercado de sí, las instituciones chinas deben utilizar imágenes tanto de su actual esfera económica impresionante, así como de su gloriosa cultura antigua. Un buen ejemplo de cómo China como nación está estableciendo su marca actualmente en todo el mundo es el rápido establecimiento de los institutos de Confucio en muchos países.

En conclusión, el Gobierno (y el Partido) deberían lograr el equilibrio óptimo entre la autonomía institucional, la financiación estratégica y la auditoría creativa, para que las universidades chinas más innovadoras brillen en el ranking internacional.

Tagged on:

2 thoughts on “LAS UNIVERSIDADES ESTÁN OBLIGADAS A CAMBIAR

  1. PATRICIA CRUZ HERRERA

    China está emergiendo entre los países como una superpotencia, haciendo ver que la uniformidad que estaba dirigida por Estados Unidos se este resquebrajando, por lo que en un presente o futuro próximo se verá la hegemonía global compartida entre varios países que saldrán a la luz como superpotencias, por lo que Estados Unidos ya no estará solo al mando de los dominios mundiales. Este cambio que se está llevando en China, obliga al país y dentro de este a sus Universidades a dar un giro en su estructura para que avancen y sean innovadoras al igual que el país lo está haciendo en otros ámbitos. El Gobierno de China debería de darle autonomía y “libertad” a las instituciones para que estas puedan progresar y así poder competir y colaborar con las universidades con más prestigio del mundo en diversos áreas, pero también financiaciones para que puedan alcanzar las metas establecidas. El Partido debería descentralizarse del poder de las Universidades, aunque no del todo, ya que debe subvencionarlas en investigación, innovación, logros, profesorado y alumnado con una gran capacidad, etc. Aunque China está en una buena posición ya, todavía le queda unos cuantos pasos antes de estar totalmente equiparada con Estados Unidos y las mejores Universidades Mundiales.

  2. lmva Post author

    Su comentario de política educativa internacional tiene empaque para iniciar un debate en cualquier foro universitario. Profundice en esta y otras asignaturas de su grado porque lo hace con alto pensamiento crítico.

Deja un comentario

Luis Miguel Villar Angulo