CU de la US
Luis Miguel Villar Angulo

No vale solo la e (electrónica) si falta la i (inclusión)

No vale solo la e (electrónica) si falta la i (inclusión).

No vale solo la e (electrónica) si falta la i (inclusión)

Iglesia de San Martín de Castañeda (Zamora)

Asistimos a un época noble en el impulso de la electrónica que ha colocado la e unida por un guión o pegada a vocablos (aprendizaje, banco, campus, comercio, curso, enseñanza, mentoría, recursos, etc.) como expresión de inalámbrico, distancia o digital.

Vivimos el auge de las imágenes y las noticias que enriquecen la telecomunicación; el apogeo de plataformas que conectan dispositivos; o servidores de sonido que llenan de resonancias de voz y música los auditorios.

Con la e se aconseja fraudulentamente a grupos y se forjan mayorías de opinión; con la e se controlan inteligencias emocionales y se propagan runrunes sociales.

La e es la quinta letra del abecedario español que se ha convertido en el eón de nuestro tiempo de hucha y hacienda; representa la e una especie de proposición particular en el razonamiento lógico, del tipo siguiente: “algunas letras son electrónicas”; es decir, letras que se revisten en tubos de neón con gases enrarecidos para publicitar ambientes bajo rubros de intereses culturales o comerciales.

La humanidad no radica solo en la diseminación de la e en el currículo de los grados universitarios con menoscabo de la i (inclusión). Se ha establecido una suerte de pensamiento crítico en las titulaciones aliado con procedimientos de autorreflexión en carpetas digitales (eportafolios) que ennoblecen la identidad académica de alumnos y profesional de profesores.

La discusión intelectual sobre el alcance de la e sirve para hacer grupos de interés, servicios universitarios y asociaciones interuniversitarias que redactan y archivan ficheros como volanderas que se suspenden en el aire y se mueven a impulsos de teclado de ordenador. Este fenómeno de aprendizaje y comunicación con la e no es exclusivo de la clase académica: es un reflejo de lo que ocurre en las amistades, vecindario y país.

Del mismo modo que la burocracia crece con la e, del mismo modo que muchos ciudadanos reclaman una comunicación cara a cara (CaC), la comunicación más blanda se disfraza de evaluación de necesidades de las personas y de diferenciación en los canales de ayuda, más allá del teléfono, el correo e, la cibercharla, los medios sociales, el video o la autoasistencia.

No hay que decir nada de esa actividad febril de la e, fruto de la ingeniería, convenientemente ataviada de modernidad, si no se contemplan las actitudes y conductas de las personas a la discapacidad en la universidad que abra las puertas de la i (inclusión).

Evitar la pérdida o limitación de oportunidades para participar en la vida normal universitaria en un nivel igual a otros debido a barreras físicas y sociales: eso lo que importa para una universidad en clave i que indica la altura inclusiva de la equidad.

Mostrar esa condición imperecedera quizá pueda ser filantrópico; lo es, en realidad, en el sentido valeroso y valioso de la educación superior, porque unge de competencia la condición humana y rescata la excelencia de la vulgaridad.

Desde este siglo se han abierto las puertas a los grados y másteres universitarios e interuniversitarios que han atendido a la construcción social de la discapacidad (cognitiva, de desarrollo, intelectual, mental, física, sensorial o una combinación de estas) como responsabilidad de la sociedad y de las barreras en las que ésta se construye.

Pero resulta difícil encontrar una penetración de la i en las cinco ramas de conocimiento y en los grados universitarios por igual. Más allá de la Pedagogía y la Psicología la i parece un balbuceo en el abecedario de los departamentos.

El fenómeno no es inexplicable. Se trata en primer lugar de un reflejo de la cultura de la práctica universitaria basada en la competitividad: suprimidas las barreras de acceso en las infraestructuras de algunos edificios, como en las calzadas de la vía pública, la retención y la graduación de los estudiantes con necesidades específicas son desconocidas, porque no constan las tasas de deserción en la muestra de la diversidad en el conjunto de la población estudiantil.

Segundo, la e (electrónica) tiene una e prima en la universidad que es la equidad. Este término refiere a ecuanimidad, imparcialidad y paridad con la que deben ser tratados todos los estudiantes al margen de algún impedimento. Usado en el contexto de la educación superior, incluye referencias a la justicia social y a dar iguales oportunidades para que todas los estudiantes lleguen a lo más alto de su vivacidad.

Ello revela que la conciencia social ha encarnado el valor del género a todo lo que la rodea. La b de brecha se ha hecho viral (otra resonancia de la e) en el género anegando de correcciones los discursos políticos y literarios con grafías (@, /) que se interpolan en el lenguaje escrito lacerando denominaciones de personas.

El testimonio de la fisura de la i es más que un testimonio a nivel universitario. Las normas o estándares de calidad han revelado cierta discriminación por razones de la diferencia en estudiantes universitarios, particularmente en aquellos cuyas debilidades son más imperceptibles o están ocultas.

Los estudiantes son los primeros que tienden a no revelar sus discapacidades, por temor a la vergüenza, pérdida de la beca si la tuvieran, marginalidad o fracaso ante sus propios compañeros.

Las necesidades de acomodación de los estudiantes que manifiestan diferencias llegan antes al personal de administración y servicios (PAS) que al personal docente e investigador (PDI) y las encuestas de satisfacción de los estudiantes tienden a congratularse más con las prestaciones de servicios del PAS que con la utilización de prácticas inclusivas del PDI.

Es delicado afrontar las obligaciones que la realidad inclusiva impone al conjunto de la universidad: desde la admisión de estudiantes, el currículo, los eventos académicos, las clases y las prácticas externas hasta los espacios físicos. Problemas de igualdad de oportunidades y preguntas que arrecian para cualquier programa inclusivo de cualquier campo de conocimiento que no atienda a un estudiante con una sola actitud: probidad moral.

 

No vale solo la e (electrónica) si falta la i (inclusión)

San Martín de Castañeda (Zamora)

 

Luis Miguel Villar Angulo

Etiquetado en:

38 pensamientos sobre “No vale solo la e (electrónica) si falta la i (inclusión)

  1. FAYNA CAMACHO BERNARDO

    Estoy de acuerdo con las ideas principales que plasma el autor en este post. Para mí, la inclusión en la enseñanza es un indicador de equidad ya que garantiza el derecho a la educación de todo el alumnado y a una enseñanza no generalizada, pienso que es vital, pues hay que dar respuesta a una sociedad en la que cada persona es diferente. En mi opinión el sistema educativo triunfará cuando apueste por la diversidad en su proceso de enseñanza-aprendizaje. Además pienso que, aunque no es una tarea fácil, los docentes pueden ofrecer una enseñanza inclusiva.

  2. ENOLA MARiA HERNaNDEZ CABRERA

    Es cierto que la e ante ciertas palabras da un sentido digital a las mismas,y que la tecnología es la base de nuestra sociedad actual, pero igual o más importante es la i de inclusión, de la cual no suele hablarse, con el objetivo de que todos, tanto en ámbitos universitarios como no universitarios, podamos llegar a conseguir lo que nos proponemos sin vernos excluidos, lo que supone un desafío a conseguir por parte de nuestra sociedad.

  3. CATHAYSA BETANCORT PACHECO

    Sin duda, no puedo estar más de acuerdo con usted. Hubo varias cosas que me llamaron mucho la atención pero puedo destacar la parte en la que dijo que los mismos estudiantes son los que tienen miedo a hablar de sus discapacidades. Debemos romper con la idea de que si una persona tiene una discapacidad, puede hacer menos cosas. Atendiendo a lo que dije al principio de mi comentario, sin tener en cuenta las dificultades ante las que se presentan los alumnos, todos deberíamos de tener derecho a recibir una beca, a estudiar en la universidad, a no ser marginados…

  4. MARIA IRINA GARCIA DIAZ

    En ocasiones creemos que, la innovación tecnológica significa avanzar. Es cierto que, aunque es un avance, éste siempre no implica a la sociedad. En mi opinión, la e transmite conocimiento pero no lo promueve y, tampoco ayuda a solucionar las desigualdades (a veces las aumenta).

  5. Miriam González Hernández

    Estoy completamente de acuerdo. Aunque la e nos haga avanzar en las nuevas tecnologías, no quiere decir que lo haga en la misma sociedad. Por tanto, es imprescindible apostar por la i de inclusión, por la diversidad, romper las barreras de querer unos estudiantes iguales que compitan por tener la misma nota, que solo sean mentes pensantes y que por miedo no expresen cómo se sienten. Las personas con algún grado de discapacidad pueden aportar incluso mucho más que “cientos de cabezas pensantes”, pueden aportar valores olvidados o nuevos. Pueden ayudar a que cada persona se muestre tal como es y no sienta vergüenza. pueden darnos una lección de vida, porque ellos también son personas y merecen que se les conceda todos los derechos inquebrantables que tuvieron al nacer. merecen no pasar desapercibidos, tener una vida plena y estar incluidos en esta sociedad.

  6. PAULA CABELLO CORREA

    Me ha parecido muy interesante y de gran ayuda este post debido a que en ocasiones aquellas personas que padecen una discapacidad, por miedo a ser juzgados no hablan acerca de ello. Deberíamos dejar atrás eso de que una persona con discapacidad es menor que otra que no tiene. Por ejemplo una persona con síndrome de Down puede estudiar una carrera al igual que todos, puede que le cueste más pero es capaz. Por ello no hay que marginar a ninguna persona por su raza, género, situación económica,etc. Finalmente, es evidente que la tecnología constituye actualmente un factor fundamental en la sociedad pero no debemos olvidarnos de la inclusión para conseguir una sociedad en la que todo el mundo consiga lo que se proponga a pesar de las dificultades.

  7. MEISSA RODRIGUEZ BARRIOS

    Estoy muy acuerdo con este post y me ha parecido interesate, y totalmente correcto. Los universitarios como usted establece en el post, tenemos vegüenza a sacar las dificultades que tenemos ya que nos importa lo que vayan a pensar nuestros compañeros, por ese motivos nos han educado en el colegio de una forma muy comoda, puesto que en mi caso no haciamos muchas exposiciones. También por otro lado, tode el mundo debería tener el mismo derecho para estudiar en la univerisidad y tener algo de beca, ya que algunas personas tienen como objetivo estudiar una carrera y no pueden por situaciones económicas. Algunas personas tiene como fin esa carrera y por cuestiones no pueden realizarla.

  8. SANDRA MONTES DE OCA NEGRIN

    Estoy de acuerdo con las ideas principales de este blog, pues es cierto que hoy en día la sociedad le da importancia a la tecnología pues está dominando el mundo, y con ello no se tiene en cuenta a la imposibilidad de aquellas personas que no dominan la tecnología. Por ello, veo importante el dato de que el sistema educativo no fomenta la igualdad sino que las disminuye, fomenta una desigualdad entre todos y causando en algunas personas miedo o vergüenza a ser rechazados por tener caracteres diferentes.

  9. Isaura Matilde Marrero Mederos

    En general estoy de acuerdo con lo que se refleja en el texto. Creo que es importante centrarnos en la inclusión, durante mucho tiempo le hemos dado una mayor relevancia a la necesidad de trabajar con las nuevas tecnologías en las aulas. Asimismo debemos enfocarnos con esa misma fuerza para procurar la inclusión, para ello nos podemos apoyar en el uso de la electrónica como un instrumento inclusivo.

  10. Samuel David Alonso Perez

    Estoy de acuerdo con lo nos explica el autor Luis, ciertamente las tecnologías forman parte de la sociedad actual de una manera que ya las hace indispensable, pero lo que la gente olvida es que avance tecnológico no quiere decir un aumento seguro de la calidad de vida humana, tanto tiene sus puntos positivos como negativos. Pues mientras que la tecnología forma parte de la sociedad, hay que recordar que no es lo que la forma y por lo tanto es del ser humano el que debe impulsar cualquier cambio.

  11. lmva Autor

    ¿Cuáles son los puntos positivos o negativos de la tecnología que explicarías a un niño de educación infantil?

  12. lmva Autor

    ¿Cómo se hace una clase de Educación Infantil más inclusiva para los niños con debilidades auditivas con la ayuda de la electrónica?

  13. lmva Autor

    (Ojo, no es lo mismo el post que has leido que el blog. Un blog contiene muchos posts). ¿Cómo fomentaría la igualdad en las aulas de Educación Infantil?

  14. lmva Autor

    ¿Cómo compaginaría el uso de la tecnología en clases de Educación Infantil con el principio de equidad entre niños que tienen diferencias por razones de desarrollo cognitivo?

  15. lmva Autor

    ¿Cómo gestionaría una clase de Educación Infantil con varios niños distintos y con la ayuda de recursos electrónicos?

  16. lmva Autor

    Proponga tres actividades para una clase de educación infantil que use recursos electrónicos para fomentar la inclusión de niños diferenctes

  17. lmva Autor

    Indique si en alguno de los grados de su facultad existen alumnos que tengan miedo de hablar de sus discapacidades y por qué lo hacen

  18. TAMARA CRISTINA GARCIA DOMINGUEZ

    Estoy totalmente de acuerdo con las ideas del autor plasmadas en este blog, ciertamente, nuestra sociedad depende mucho de las tecnologías y no nos centramos tanto en la inclusión, debemos trabarla más en las aulas, trabajar la diversidad…, también me gustaría recalcar que las personas que poseen discapacidades no son menos que las que no presentan discapacidad, ellos son personas, como cualquier otras, y deben de estar incluidos por igual, y sentirse cómodos en nuestra sociedad.

  19. MARTA IZQUIERDO IZQUIERDO

    No vale solo la e (electronica) si falta la i (inclusión): como bien me transmite el título de este post, cada vez estamos enrando en una etapa más digital, en la que solo se habla de avances tecnológicos y ciertas modernidades, en la que con poner una e delante de una palabra tenemos. Pero hay cosas igual o más importantes de las que no se hablan, como por ejemplo poner esa i de inclusión… Cabe destacar que es verdad que el sistema educativo no fomenta la igualdad, por ello, como futuros/as profesores/as debemos de conseguir equidad, igualdad de oportunidades para todos/as. Al fin y al cabo esa es nuestra mayor meta, nuestra mayor lucha.

  20. YAIZA CORDOBES QUINTERO

    Es cierto que hoy en día la tecnología ha pasado a ser imprescindible para la sociedad. En el sistema educativo estas tecnologías están tan presentes en las aulas que han tomado el papel protagonista, olvidándose aspectos tan importantes como la inclusión. Creo que debido a su gran repercusión en la sociedad, se pueden utilizar estos recursos electrónicos como ayuda para impulsar la inclusión.

  21. NAYRA MORENO PADRON

    Coincido con lo que refleja el autor en este artículo. La sociedad actual tiene una gran dependencia con la tecnología y es por ello por lo que únicamente nos preocupamos en que la tecnología avance, sin ser conscientes de que hay otros aspectos que son más importantes, como la inclusión.
    Se nos olvida lo importante que es la igualdad de condiciones en la escolarización. Los niños con discapacidad tienen el mismo derecho a tener estudios como cualquier otra persona, pero las instituciones no obtienen los recursos necesarios para que una persona con discapacidad pueda ser escolarizado en la universidad. ¿Por qué?
    La tecnología actualmente no la podemos eliminar de nuestras vidas, pero sí podemos usarla como una herramienta positiva para la inclusión. Por tanto, el problema se refleja en la importancia que le damos a la tecnología antes qué a la inclusión.

  22. ALBA ARMAS SICILIA

    Estoy totalmente de acuerdo con lo que se expone en este post. Es verdad que la e ha sido de gran ayuda y nos ha facilitado la vida en diversos aspectos, pero creo que se le debería dar más importancia de la que se le da a la i. Al igual que se ha ido progresando en gran medida con la e, pienso que con esfuerzo y dedicación podemos conseguir que la i tenga el reconocimiento que merece, pudiendo conseguir, centrándonos en este caso en las universidades, que se puedan matricular una gran diversidad de alumnos/as y que tengan todos/as las mismas oportunidades. Opino que hay personas que tienen mucho que aportar, pero no tienen la posibilidad de hacerlo por la desigualdad de oportunidades.

  23. ARIATNNA GÓMEZ RODRÍGUEZ

    Coincido totalmente con la opinión que se expresa en este texto, ya que es verdad que vivimos en una sociedad cada vez más informatizada, en la que, con prácticamente colocar una e podemos tranformar algo en digital (email, ecampus, ebanco…) y, sin embargo, creyendo que así avanzamos
    nos olvidamos por completo de la i de inclusión. Por lo tanto, es importante hablar de inclusión, sin miedos o prejuicios. Es por ello que ambas cosas se pueden unir y aprovechar la era tecnológica que estamos viviendo para incluir a todas las personas, sin ningún tipo de distinción.

  24. Victoria Trujillo Brito

    Tras leer este post me doy cuenta de que es cierto que la sociedad avanza mucho en la ‘e’ pero otros aspectos importantes se pasan por alto, en este caso, la ‘i’.
    Centrándome en la educación infantil, creo que es muy importante hacer que los niños conozcan las tecnologías (siempre con moderación) ya que, nos guste o no, es lo que van a tener que hacer en un futuro. Hay muchos recursos tic para que los pequeños empiecen a manejar por ejemplo, un ordenador y a su vez que aprendan muchos conceptos relacionados con su nivel educativo. Esta parte muchos centros la llevan a cabo, pero ¿qué pasa con la ‘i’?¿Se lleva a cabo de la misma forma en un centro? No habitualmente, aunque creo últimamente se le está dando mucha más importancia a la inclusión, se ven más cursos y charlas, se da más importancia a las actividades inclusivas en los centros, incluso creo que se forma mejor a los educadores en ese campo.
    La inclusión es algo que se debe “aprender” desde niños, para que de mayores no pase lo que dice el autor del post, que no se avergüence nadie de ser diferente, que se trate con total normalidad y que nadie se sienta diferente porque se lo hacen ver así.

  25. lmva Autor

    Indique si el valor de la inclusión se manifiesta en todas las instancias de la vida univeristaria y si subsisten barreras que lo limiten

  26. lmva Autor

    Indique que es lo que podrían haber aportado otras personas de su entorno que no han tenido posibilidad de hacerlo en la universidad

  27. lmva Autor

    Indique cómo podría ayudar la tecnología a la inclusión de compañeras que tuvieran dificultades de audición en su grado

  28. lmva Autor

    Ha tenido oportunidad de hacer prácticas de clas o un practicum en un centro con niños que tuvieran dificulatades auditivas? Les ayudó la tecnologia en la mejora del aprendizaje? Indique cómo?

  29. PAULA DE LA CRUZ PEREZ

    Estoy completamente a favor de lo que expone el post. De nada sirve que la e avance si la i se encuentra estancada por culpa de la sociedad, que parece que dentro de poco dará más importancia a las tecnologías que a las personas. Por desgracia, no se tiene suficientemente en cuenta la importancia de la i, pero si la de la e. Se podría encontrar la manera de fusionar ambas y hacer que avancen conjuntamente, para conseguir de esta manera que la inclusión se encuentre presente en todos los ámbitos y se le de la importancia que merece.

  30. KARELIS GONZALEZ TRUJILLO

    Me ha parecido realmente interesante el blog y estoy de acuerdo con usted en las ideas generales. Si bien es cierto que el avance de las tecnologías han sido fundamental para el desarrollo de la humanidad, la integración es algo vital para la supervivencia de la misma, está no debe de ser descuidada y si promovida en todos los niveles educativos.
    Como bien dijo usted, muchos ocultan su discapacidad por miedo a lo que puede acarrear y esto es un signo de que la i (integración), no ha alcanzado el auge que debe, por lo que aun tenemos un largo trabajo para hacer la integración ese pilar primordial para la humanidad.

  31. lmva Autor

    ¿Tiene conocimiento de estudiantes que oculten problemas de aprendizaje para no hacer visible su dificultad? Si es así, descríbalos.

  32. CARMEN MIGUEL VALERIO

    No cabe duda de que el texto refleja muchos de nuestros pensamientos, ya que creemos que por avanzar tecnológicamente, lo hacemos también, en el ámbito social y moral; lo cual no es correcto. Vivimos en una sociedad sometida a las tecnologías, a las que le damos vital importancia. Estoy realmente de acuerdo con usted, puesto que es muy común que los propios alumnos se sientan avergonzados de poseer una patología o discapacidad, lo cual se potencia en vez de normalizarlo a través de la inclusión. La inclusión, como bien se ha explicado, trata de ofrecer el mismo tipo de oportunidades a aquellos que las deseen sin pone impedimento alguno para conseguir lo que se propongan. Por concluyente pienso que la “e” promueve el avance tecnológico pero no el avance social, de eso se encarga la “i”.

  33. lmva Autor

    Proponga una política universitaria en la que se observe que la e y la i están estrechamente ligadas, por ejemplo, la teleasistencia de alumnos con dificultades auditivas.

Deja un comentario

Luis Miguel Villar Angulo