CU de la US
Luis Miguel Villar Angulo

RUEDAS DE BUENAS PRÁCTICAS

ruedas-de-buenas-prácticas

ruedas-de-buenas-prácticas

RUEDAS DE BUENAS PRÁCTICAS. 

La expresión “buenas prácticas” apunta a una acción acreedora de cierta bondad: “El profesor activa el aprendizaje autónomo de los alumnos”. El enunciado “mala práctica” tiene la cualidad de malo o usa la maldad: “Desde un servicio universitario se amonesta públicamente a los alumnos repetidores”.

Se dice de una buena práctica que rueda cuando se desplaza hacia el futuro coronando una forma secreta de equilibrio (competencia de pensamiento global) o gira sobre su propio eje en una fatigosa manera de compensación del ser (competencia de liderazgo).

En esta entrada o post escribo sobre una o muchas ruedas de buenas prácticas en la enseñanza superior porque existen sucesiones de impulsos y bajadas en las mejoras instructivas o institucionales, floreos de responsabilidades transitorias en los cargos académicos y aturdimientos en el seguimiento institucional del control de la calidad universitaria.

¿Qué son ruedas de buenas prácticas?

Empecemos a partir de la imagen de una rueda. Una rueda de buenas prácticas es un conglomerado de compromisos institucionales y competencias personales, de poco espesor respecto a un proceso (aplicación de elementos de un proceso a la práctica), que puede girar sobre una disposición intelectual y volitiva de una unidad (suministrar información transparente y credibilidad de datos) o persona (emprendimiento) que sirve de eje de múltiples aplicaciones (trabajo en equipo, desarrollo de competencias) para la conducción de la calidad universitaria.

Las ruedas de buenas prácticas, como las agendas de cambio, ruedan y cuando lo hacen se transforman las personas y las instituciones. Son compromisos diminutos y vívidos instantes que hemos soportado en las reformas de las titulaciones; son pequeñas muertes. Ponemos fecha de extinción a algunas materias, grados o rotulaciones para dar a la vida universitaria un pulso más certero: después del incendio de las tesinas, crecen los trabajos fin de máster (TFM).

De los instantes que persisten en mi memoria, rescato uno sobre la reforma de la formación profesional e incluso universitaria que resuena como la mejor práctica de la rueda catalina, esa que tiene los dientes perspicaces y cruzados en la rueda y que movía el volante del aprendizaje combinando prácticas empresariales con estudios universitarios en el sistema educativo alemán. Excelente, por cierto, y que muchas veces hemos intentado imitar.

La progresión en el entrenamiento basado en competencias se infunde desde las materias de los grados universitarios, que es cuando se apresan los momentos de habilidad de un aprendiz. Avance competencial que es una sombra moviéndose por una asignatura o, mejor, una rueda de un molino que hace girar la buena práctica de una materia sobre la teoría de la misma para prensar el conocimiento.

Con la capacidad abierta para el asombro de la realidad, el practicum es una noria donde los estudiantes hacen calentamiento bajo la tutoría de un preparador o coach y luego buen tutor o mentor previo a una exposición de trabajos ante tribunales de TFM. Y más adelante, un estudiante hace ruedas de asignaturas durante un máster para terminar con un salto mortal hacia delante con la tesis doctoral.

Con el crecimiento en las matriculaciones de las instituciones universitarias, la movilidad estudiantil se ha incrementado y las necesidades profesionales de trabajar en equipo han aumentado. El número de estudiantes españoles en el extranjero fue de 28,640 en 2013, según la UNESCO. Como una rueda dentada de excelente práctica, el trabajo en equipo forma parte de un engranaje en el que todos los sujetos trabajan a punta de cohesión desde los hilvanes de las instituciones públicas y privadas con un profesorado de cualificaciones todavía irregularmente repartidas.

Las comisiones internas de garantía de la calidad de un grado sacan fotos de las titulaciones con el obturador de las mentes de profesores, estudiantes y personal de la administración y servicios que se registran en informes.

Esos informes o documentos contienen para un grado la misión y la planificación, el gobierno y la gestión, la enseñanza, el aprendizaje y la evaluación del estudiante, los recursos de aprendizaje y la infraestructura, el perfil de los estudiantes y los servicios de apoyo que estos tienen, la investigación, la orientación y la extensión del conocimiento.

Las comisiones de grado actúan como un círculo de personas que en corrillo se reúnen para debatir ideas y formular un Código de Buenas Prácticas (CBP) para el mantenimiento de normas éticas, como son la transparencia informativa, la protección de la confidencialidad y la integridad y respeto a las personas.

Paralelamente, la ruleta del aseguramiento externo de la calidad de una titulación es un complejo tridentado: controla la calidad, provisiona de acreditación las titulaciones y el personal, y selecciona un propósito de mejora (precisión, accesibilidad y comparabilidad de datos, entre otros aspectos).

La independencia de los miembros de las comisiones es un principio regulador de las mismas, más que un ardid pirotécnico de calidad de forma circular que gira sobre las comisiones internas de los grados y másteres y despide luces de colores cuando emite los veredictos de evaluación o verificas de las titulaciones de la ANECA.

Todo este caudal de informes internos se pierde en el olvido y con el paso del tiempo lo transforma la memoria de nuevos inquilinos de claustros universitarios y consejos de facultad o departamentos, si la buena práctica de verificación no se convierte en una rueda de álabes que transforma en energía para un proyecto común de mejora continua la fuerza y caudal de credenciales de los evaluadores y de aprendizajes individuales de los miembros de una titulación.

Mientras, hay universidades a rueda, que siguen los estándares de otras para posicionarse en el ranking de universidades excelentes por su programa de estudios para graduados, para atraer estudiantes extranjeros o para conocer los mejores programas de enseñanza en línea.

Los estudiantes graduados de nuestro país expresan sus opiniones sobre las titulaciones universitarias y llenan de movimiento las conciencias de la clase política: cuando tres de cada 10 universitarios no ven útil su título, el silencio del paro ensordece el tiempo de espera, como si la rueda estuviera quieta y a la vez con ansia de movimiento, en particular, las carreras de Humanidades, como Antropología Social, Criminología o Filología Románica, que al final, más que ruedas son rodajas para el empleo.

Frente a lo dicho anteriormente, las ruedas de malas prácticas arrollan la calidad institucional cuando no se desarrollan medidas que prevengan la corrupción.

¿Qué son ruedas de malas prácticas?

Aquellas que producen corrupción en las personas (como el plagiarismo) y descomposición en el sistema universitario por la multiplicación de servicios, gabinetes y vicerrectorados para la toma de decisiones de cualquier asunto, que han hecho comulgar con ruedas de molino los créditos inútiles de ciertos grados y másteres.

También es una mala práctica la falsificación de la investigación o el uso indebido de la propiedad intelectual para obtener acreditaciones de transformación personal y espectacular como si un acreditado fuera la rueda de un pavo que despliega en abanico las plumas de la cola de sus méritos. Unos escriben y otros chupan rueda convirtiéndose en investigadores merced al trabajo de otros. Y así les va a unos en el proceso de acreditación del profesorado: sobre ruedas.

Corolario

El peso de las elecciones traerá una nueva mudanza política. Confío que se resbale la rueda de la fortuna y nos depare leyes y disposiciones de instantes desaturados de ruedas de buenas prácticas universitarias.

(Descargue este post como pdf: RUEDAS DE BUENAS PRÁCTICAS )

LMVA & lumivian

88 thoughts on “RUEDAS DE BUENAS PRÁCTICAS

  1. Olga María ALEGRE DE LA ROSA

    Qué importante es reflexionar sobre las ruedas de buenas y malas prácticas en la vida universitaria. Como verodes que giran en hojas abiertas, así es la buena práctica de los grandes maestros e investigadores de la universidad que, como el profesor Villar Angulo han sido un lujo para la educación superior. Pero también he conocido los chupa ruedas, los aprovechados, los cobardes y los pavos reales que muestran su cola efímera y grotesca y que han llevado a la institución universitaria a su actual desprestigio.

  2. lmva Post author

    En la acreditada experiencia docente y de gestión de la profesora Alegre de la Rosa estoy seguro que ha tenido momentos de ver los picos y las simas de la institución universitaria con profesores, alumnos y PAS. Su memoria universitaria debería quedar reflejada en un diario para quienes se asoman a comprender el ambiente universitario.

  3. NAIRA GUTIERREZ GARCIA

    Entiendo las ruedas de buenas prácticas enfocadas a la enseñanza universitaria como la calidad de la misma, la institución universitaria no esta formada solo por los grados, postgrados, doctorados etc., que se imparten en ella, sino también los profesionales que trabajan en ella (Profesores, doctores, catedráticos, administrativos…) y que contribuyen a que ésta pueda impartir una formación de calidad, además, también está la metodología de la enseñanza, las competencias que se adquieren a través de la formación que se imparte, las facilidades de acceso entre otros componentes que forman una educación de calidad y una buena práctica educativa, de ahí el término rueda, como el conjunto de todos estos factores que he señalado, si mal no he entendido lo que el profesor Luis Miguel quiere trasmitir mediante este post. Por ello, creo que es muy importante analizar las buenas y malas prácticas, sobre todo cuando los jóvenes deciden acceder a la enseñanza universitaria, pues se tiene que tener claro, que gran parte de su futuro va a depender esta institución académica.

  4. JUAN GABRIEL CABALLERO VIERA JUAN GABRIEL CABALLERO VIERA

    Es muy fácil detectar buenas y malas prácticas. Desde mi perspectiva como estudiante universitario y mi formación de graduado en educación primaria he podido percibir documentos ofrecidos por el profesorado universitario donde no existe originalidad y tampoco claridad, ya que se han desarrollado tras la copia reiterada y sin cohesión de otros autores. Sin embargo, son capaces de demandar buenas prácticas por parte del alumnado cuando no actúan con el ejemplo. La calidad educativa no viene marcada por los recursos, viene dada por los docentes que tienen las facultades de diseñar una educación de calidad.

  5. DAVINIA MARIA BRIZ JIMENEZ

    Las buenas prácticas universitarias se podrían definir con la palabra “inusual”. Después de 4 años de grado puedo decir que he tenido muy pocos profesores que realicen buenas prácticas en sus asignaturas, y con esto me refiero a conectar la teoría con la práctica, hacer del alumno un agente activo de su aprendizaje, y hacer que adquiramos las competencias del grado. Es muy triste tener esta sensación, pero considero que solo he aprendido en aquellas asignaturas donde han dejado de lado, en buena parte, las clases magistrales y han hecho del aula un “teatro”. Entiendo que la teoría es fundamental para el aprendizaje, pero ¿no creen que sería mejor una de cal (teoría) y otra de arena (práctica)? Yo lo tengo claro, y es que gracias a las buenas prácticas del grado, aun siendo escasas, me he decantado por seguir formándome en el presente máster.

  6. PATRICIA BARRERA VIERA

    Cómo estudiante universitaria, es más fácil ver las carencias de la organización universitaria, en comparación aquellas buenas prácticas que se realizan. Las metodologías llevadas a cabo por los docentes, se resumen en proyectar diapositivas y leer el contenido, cuándo es la acción de hacer, la que hace que los alumnos adquieran e interioricen el aprendizaje. Los contenidos en ciertos momentos son desajustados con la realidad, información adicional que te obligan aprenderte de memoria para un control, qué luego desaparecerá de tu mente; sería más importante enseñarte dónde encontrarla. Además, cuando los universitarios acuden a un periodo de prácticas, los mismos profesionales les dicen: “olvida todo lo que has aprendido, porque no sirve. Ahora vas a empezar a aprender”. Esto me hace pensar, hasta qué punto lo que nos enseñan en la universidad nos sirve para nuestro futuro laborar, si de verdad no hay un punto de conexión entre la teoría y la práctica, y si la labor docente pudiera cambiar hacia un enfoque vivencial, práctico, un enfoque que nos lleve a las buenas prácticas universitarias.

  7. lmva Post author

    Comentario que hace reflexionar a los docentes universitarios y a la organización departamental que debería discutir más sobre saberes y competencias de los egresos.

  8. lmva Post author

    No cabe duda que la práctica de la materia y el practicum de grado pueden resultar insuficientes para ofrecer una visión realista de los problemas que tiene la educación en los distintos escenarios del sistema.

  9. lmva Post author

    La calidad es el principio de una buena docencia: conseguir que los estudiantes tengan satisfacción con la enseñanza, compromiso con la práctica e identidad con el rol de educador en cualesquiera de las situaciones que demanda el sistema educativo.

  10. lmva Post author

    Ha comprendido adecuadamente este post. Hay muchos factores que analizar para constatar las fortalezas y debilidades de una práctica. Y esa comprobación se debe hacer periódicamente.

  11. PINO MARRERO MONTESDEOCA

    Me entristece que hayan tantos titulado en el ámbito de la educación con perfiles académicos brillantes, con ideas innovadoras y, sobre todo, con ganas de cambio, en el paro o ejerciendo profesiones que lejos están de la enseñanza. Mientras que, en la universidad siguen habiendo aquellos, cuyo principal objetivo es tener alumnos floreros. Por ello, es lógico que asignaturas preciosas y con contenidos espectaculares no toquen ni un solo ápice de nuestro espíritu. Y así salimos de la universidad, perdidos y sin rumbo. He ahí que el alumnado nos cuestionemos qué es lo que estudiamos, para qué nos sirve y qué aprendimos. La mayoría entramos en un grado con sed de aprender, pero pocos son aquellos docentes que nos han saciado.
    Supongo que en la conciencia personal y en la vocación está el cambio, por ello, invito a todos aquellos docentes a que se replanteen su metodología y su profesión, para así dejar hueco a aquellos que están fuera y sí tienen ganas.

  12. CARLA LORENZO MARTIN

    Sería muy interesante que los docentes, empezaran a alejarse de las antiguas prácticas, que solo crean en los estudiantes ansiedad, estres, desgana y frustración. Y empezaran a abrirse camino hacia nuevas prácticas más enriquecedoras, que dejen huella y sean útiles. Esto podría llevarse a cabo por medio de materiales y metodologías más interesantes y amables para el alumnado. Para ello es muy importante la calidad, la coherencia y la originalidad de los materiales y los contenidos. Desde edades muy tempranas, la enseñanza se ha tornado muy exigente y poco placentera, lo que ha desembocado en fracaso y frustración. Esto se ha extendido hasta la formación universitaria, y lo que debería ser algo vocacional y apasionante para los estudiantes, a veces se torma en algo angustioso y sin sentido.

  13. FRANCISCO JESUS TOLEDO BARROSO

    Ciertamente el hecho de emplear una metáfora basada en un objeto de la vida cotidiana como pueden ser las ruedas es una de las mejores formas de transmitir un contenido complejo y es por ello que como un humilde estudiante me gustaría comentar manteniendo la misma línea.
    Quizás el escenario que planteo es un poco triste y es que si las universidades fuesen vehículos que dependen de sus ruedas para “competir” en la carrera de los ránkings, no me basta con tener en cuenta las ruedas, sino que también se precisa de tener en buenas condiciones los componentes del motor (formación del alumnado) y el sistema de tracción (orientación vocacional y metodología docente).
    Estos son para mi, los bloques donde más convendría incidir, ya que muchas veces los alumnos fallan debido a una mala o inexistente orientación y el profesorado puede fallar porque a veces se descuida la atención al alumnado, especialmente debido a una falta de actualización formativa o de atención a la diversidad.
    Para mi la clave de un buen funcionamiento universitario es el dejar de hablar de competición y formalismos para pasar a tratar a los alumnos/as y miembros de la institución universitaria, como personas y no tanto como números, velando siempre porque estos saquen a la luz y compartan con la sociedad, todo el potencial intrínseco.

  14. ATTENERI ITAHISA PEREZ MARTIN

    Considero que las buenas prácticas son las que le otorgan calidad a la enseñanza. Es tan importante y se hace tan poco. Como docentes vivimos encadenados al reloj del tiempo y sufrimos por cumplir los plazos sin detenernos en lo relevante: analizar si lo estamos haciendo bien y cómo podemos mejorar. Así, solo fomentamos las malas prácticas tanto del docente como los discentes. Ambos hacemos las cosas mal y deprisa, sin aprender nada ni aprovechar nuestra experiencia educativa. Los centros escolares tratan de fomentar más las buenas prácticas como fuente de motivación del alumnado y sus familias; en cambio la Universidad si lo hace es con el objeto de promover la creación de conocimiento y potenciar la dimensión epistemológica, dejando de lado las buenas prácticas para motivar e implicar al alumnado con el fin de que disfruten de la etapa.

  15. NOEMI RAMOS VILLA RAMOS VILLA

    Al hablar de “buenas prácticas docentes” me viene a la mente un conjunto de aspectos que considero necesarios para que la labor se digna de serlo. Supongo que visto desde fuera todos y todas estamos muy dispuesto a hacer una crítica de lo que consideramos oportuno o en su defecto, no. ¿Qué es realmente lo necesario para realizar unas buenas prácticas docentes? ¿Mucho conocimiento? ¿Instrucción? Bajo mi punto de vista la labor docente requiere de creatividad, pasión, amor por el trabajo realizado, (que es muy importante) deseo de querer aprender nuevas estrategias para ser cada día mejor. Hablaré de mi situación actual. En este momento me encuentro haciendo un máster y he podido comprobar lo que sucede en muchas ocasiones. No entiendo por qué algunos docentes tienen la concepción de pensar de que el hecho de estar en la universidad implica impartir clases monótonas, aburridas, sin despertar el interés en el alumnado… Al fin y al cabo, casi todos y todas sabemos leer un power point y no por eso seremos profesores/as. La etapa universitaria, ese momento que seguro nunca olvidaremos, debe estar plasmado de buenos/as docentes que sean capaces de encender la bombilla interna de cada uno de sus alumnos/as.

  16. ALBA ALBA GONZALEZ RODRIGUEZ

    Estoy totalmente de acuerdo cuando se afirma que debemos realizar un análisis de fortalezas y debilidades sobretodo con respecto a la docencia, ya que desde mi experiencia personal tenemos a muchos docentes que por lo único que se preocupan es por el estatus y el éxito que le puede ocasionar la institución universitaria, despreocupándose por su verdadera labor como docentes.
    Además, habría que añadir que, actualmente con las nuevas formaciones de postgrado, que supuestamente deben de abarcar a una variada gama de carreras, debemos preocuparnos en detectar si verdaderamente existe interrelación en competencia entre el grado y las posibles ramas de postgrado. Considero que por no filtrar adecuadamente en determinados master y ampliar el acceso a cualquier graduado, estamos desvirtuando determinadas especializaciones, y formando incompetentes “especializados”.

    Las instituciones universitarias requieren no solo de un análisis a través de la satisfacción o no del alumnado con respecto a las practicas que allí se vivencian, sino que también necesita de un análisis intrínseco con respecto a la concordancia entre competencias concedidas y practicas reales, así como, en los master, una verdadera asociación de materiales y ramas especificas necesarias de acceso. Pero en este ultimo punto no solo debería de hacer con respecto de los estudiantes sino también con respecto de los docentes que impartes dichas especialidades.

  17. CATHAYSA SANTANA BÁEZ

    Entender la práctica como una “rueda” hace que visione la realidad universitaria a través de una circunferencia que gira hacia donde el impulso la deriva. Es decir, dependiendo de quién esté detrás de ella, esta puede desarrollar recorridos diferentes. La sociedad, los profesionales encargados del proceso educativo e incluso los propios alumnos interesados en el aprendizaje profesional, desarrollan un papel muy importante en el funcionamiento de la rueda, ya que son los radios que la forman. Si su trabajo coopera y se produce de manera conjunta, la rueda pone la primera marcha, moviéndose hacia adelante (buenas prácticas); sin embargo, en caso contrario, el recorrido que se produce es el que indica la marcha atrás (malas prácticas). Por ello, considero que la realización de buenas prácticas no solo debe depender del maestro, sino también de quienes la reciben.

  18. lmva Post author

    Tu comentario contiene una metáfora muy dinámica y explícita. Creo que el post gana así en mayor comprensión para los demás.

  19. lmva Post author

    Importantes reflexiones sobre la conveniencia de análisis profundos entre las competencias epitemológicas en el grado y la realidad.

  20. lmva Post author

    Efectivamente, el grado de máster debe significar una nueva forma de entender el aprendizaje del estudiante y paralelamente la enseñanza del profesor.

  21. lmva Post author

    No se debe olvidar el aprendizaje del estudiante universitario y menos cuando ya se encuentra en el nivel de un máster que exige mayores oportunidades de dominio y ejecución de las competencias previstas en el grado.

  22. lmva Post author

    Tu declaración muestra la necesidad de la docencia universitaria disponga de métodos y recursos apropiados al grado de máster.

  23. lmva Post author

    Tu llamada de atención sobre la necesidad de cambio en el conocimiento metodológico del profesorado es pertinente. Y más importante todavía es la necesidad de un desarrollo profesional docente continuo en la universidad.

  24. LILIANA PEREZ SANTANA

    Partiendo de mi experiencia académica, he de decir que, desde el primer minuto hasta el último en las clases del grado, siempre proyectaban diapositivas, una tras otra, y explicaban conceptos que ya estaban reflejados en ellas sin dejar que nosotros, los alumnos, indagásemos sobre ese contenido y hagamos preguntas, reflexionemos aspectos que están fuera de esas diapositivas. Es decir, la mayoría del profesorado exponen su clase apoyándose de recursos, cuando no por utilizar más o menos éstos, los alumnos aprendemos más o menos, si no es la calidad del proceso enseñanza-aprendizaje el que hace más enriquecedor una formación.
    Con esto quiero decir, que si el profesorado toma las características intrínsecas de su grupo clase podrá crear una formación y un aprendizaje más real, que el solo basarse en lo que está expuesto en el proyecto docente. Porque claro, el papel aguanta todo lo que le escribas, pero éste no conoce la realidad de cada clase, o sea, no digo que los docentes no se basen en unos contenidos necesarios, solo que los profesores han de tener en cuenta las aspiraciones de su clase para poder enriquecer tanto su aprendizaje como su formación.
    Por último, siempre me he planteado que la teoría que nos enseña en la universidad, poca nos sirve para nuestro futuro laboral, ya que no hay un punto de conexión entra la teoría y la práctica, ya que, como he dicho anteriormente son contenidos que no tienen en cuenta la realidad de diversos contextos, son generalizados, y la verdad, que como bien dice el dicho “La memoria es como el mal amigo; cuando más falta te hace, te falla”. Puesto que por mucho que memoricemos como se ha de intervenir con cierto alumnado, luego resulta que hay que tener en cuenta otros aspectos que no se basan en la memoria.
    En definitiva, considero que la labor docente ha de ir encaminada hacia la labor profesional de dichos estudios e ir impartiendo conceptos que se acerquen a la realidad más cercana para poder llevarse a cabo un enfoque práctico.

  25. JUANA TANIA PEREZ PEREZ

    Desde mi punto de vista, quizás idealizado, la educación tiene un valor fundamental en la sociedad. Entonces, ¿por qué hay una visión desprestigiada de la misma?. Evidentemente las políticas educativas y la entramada administración de las mismas es fundamental para dejar claro un punto de partida y una meta, pero el valor está en el recorrido. Entendido este más ligado a las buenas prácticas docentes que al contenido impartido en sí. El problema está precisamente en esto, en la metodología. Concretamente en el contexto universitario los docentes parecen establecer una relación directa entre unas clases monótonas y vacías en experiencias, y el rigor profesional. Como si la creatividad fuera un concepto que solo se limitaran a pronunciar, pero no a aplicarlo en sus clases, porque “ya ellos tienen todo aprendido”.
    Bajo mi humilde postura, se entiende que las buenas prácticas, aunque suponen una cohesión entre diferentes elementos, tiene como ejecutor principal al docente y para que se den es necesario reconocerse humanos, tener la humildad suficiente para llevar un análisis periódico de fortalezas, debilidades y propuestas de mejora. ¿Qué ocurre? que esto solo lo hacen unos pocos, comprometidos con su buen hacer, de ahí el desprestigio de la educación en la sociedad que han ido sembrando los propio ejecutores de la profesión. Y lo que es más triste aún, la salida de la universidad de alumnado con un tesoro de conocimientos, pero una ridícula capacidad de aplicarlo en su práctica profesional, porque no se aprende en competencias si no se educa en ellas.

  26. CINTIA MARIA DELGADO SUAREZ

    Desde la universidad hay mucha variedad de profesorado, pero este profesorado no emplea variedad en su metodología. Mayormente no se potencia el aprendizaje autónomo del alumnado, ya que mandan tareas y trabajos que se tienen que desarrollar de cierta manera específica, y no se da pie a que el alumnado se interese por el tema, investigue por su cuenta, etc., porque además hay una sobrecarga de tareas que muchas veces no reflejan un aprendizaje óptimo. Además, respecto al alumnado, es necesario evitar que caiga en malas prácticas de plagiar investigaciones de otras personas atribuyéndose un mérito que no le es propio. Por lo tanto, es importante, para conseguir una enseñanza universitaria de calidad, que todos los agentes educativos giren en la misma dirección, asumiendo los continuos cambios, y proyectando la teoría en la práctica de forma adecuada.

  27. PATRICIA HUERTAS CRUZ

    Desde aquí, desde mi posición como joven universitaria, comprendo que al igual que cualquier institución, la universidad está formada por personas, todas diversas y con intereses que pueden converger o no. Como cualquier sistema, no es perfecto, pero aún así “rueda” y a pesar de las malas prácticas que pueden existir, no está mal que se reflexione sobre las mismas. Y sobre todo que se cuente con la opinión de todas las personas que conforman la red educativa universitaria, pues esto es muestra de calidad. Pero más muestra de calidad sería si el diálogo diera lugar a acciones y que aquellos síntomas de conservadurismo, inmovilismo o incompetencia desaparecieran.

  28. lmva Post author

    Una posición clarividente: la apuesta por el diálogo en la comunidad universitaria para analizar las buenas y malas prácticas universitarias.

  29. lmva Post author

    Sus palabras encierran ideas capitales que conviene subrayar: variación metodológica en el profesorado, sobrecarga de tareas en el alumnado, plagio de citas y autores, implicación de todos los agentes en el proceso de mejora.

  30. lmva Post author

    Meditación profunda sobre asuntos univeritarios nada banales: sensación de desprestigio educativo, debilidad metodológica del profesorado, ausencia de creatividad, necesidad de un compromiso profesional con la docencia, ausencia de prácticas supervisadas de las competencias, etc.

  31. lmva Post author

    Prolija reflexión sobre la perspectiva metodológica de la didáctica universitaria: esa que se apoya en el pase consecutivo de diapositivas que no da tiempo a reescribir como conocimiento personal del alumno. Su desconfianza sobre la teoría general del conocimiento pedagógico que se distancia de la situación real de cada contexto también es importante.

  32. SILVIA ARTILES GUEDES

    Tras varios años siendo alumna universitaria, primero cursé el Grado de Pedagogía y ahora el Máster de intervención Psicopedagógica, he podido observar que la gran mayoría del profesorado no lleva a cabo lo que se denomina en este post, buenas prácticas.
    No en todos los casos, su labor como docente tenía que ver más con exponer y sobrecargarnos de información, que en explicar para que el alumnado comprendiera y aprendiera de lo que se estaba hablando, para adquirir las competencias que se pretendía.
    Respecto a las prácticas, hablo desde mi experiencia, se quedan cortas para lo que nos exigen en el mundo laboral. Uno de los aspectos fundamentales como pedagogo es saber trabajar en grupo, pero sobretodo en grupos multidisciplinares, y esto concretamente no se aprende dentro de un aula.

  33. CLAUDIA QUINTERO HERNANDEZ

    Indudable es que la planificación de nuestro sistema educativo se aleja estrepitosamente de lo que aquí se entiende como buenas prácticas. Aunque el comienzo de este comentario peque de cierto grado de pesimismo y desasosiego, tales confirmaciones no son en vano, pues la realidad en la que estamos inmersos y como bien se refleja en este post, es que muchos de los profesionales que conforman las instituciones educativas muestran distintas perspectivas en cuanto a la calidad del control universitario. Por una parte, están aquellos docentes (digo docentes porque son los que más incidencia tienen en el alumnado) que alardean continuamente de sus méritos académicos y laborales, aplicando en el aula una metodología que no favorece la adquisición de competencias acordes a la realidad laboral, esto conlleva en la mayoría de ocasiones, mucha teoría y poca práctica, además de las sesiones magistrales cargadas de desmotivación. Es importante también señalar a los que miran hacia otro lado ante estas y otras acciones del profesorado y permiten que nuestro sistema educativo se descomponga y se sigan produciendo “malas prácticas”.

    Por otra parte, se manifiestan “buenas prácticas” provenientes de aquellos docentes universitarios y otros miembros de la institución que posibilitan verdaderamente una educación de calidad, basada en valores, en la formación a través de competencias, en la estimulación del aprendizaje y el enriquecimiento personal, etc. Estas personas comprometidas consiguen transformar al alumnado y mantienen la esperanza de seguir creyendo que otro tipo de institución y educación es realmente posible.

  34. lmva Post author

    La valoración que haces de la docencia de tu grado significa tu preocupación por estar cribando los aprendizajes que te serán más relevantes para tu carrera profesional. Continúa con tu sinceridad.

  35. lmva Post author

    Tu demanda de trabajos en grupos multidisciplinares es legítima. Afortunadamente estás a tiempo de hacer esa demanda a la figura académica que sea responsable del máster para que se considere en las reuniones del equipo de profesores que imparten docencia en el mismo. Gracias por tu valentía al hacer este comentario.

  36. SARA MARÍA ALONSO BETHENCOURT

    Entiendo que las buenas prácticas son las que otorgan calidad al proceso de enseñanza y aprendizaje, basándome en mi propia experiencia, tengo que señalar que en la realidad estas son bastante escurridizas. Se tiene un concepto en la sociedad de que a la universidad se va a aprender y a tener experiencias sobre algo que va a servir para el propio futuro laboral, pero las metodologías que se usan en la universidad no terminan de sacar todo el provecho necesario para implicarse en el mundo del trabajo, fomentando a su vez el uso de malas prácticas. Algunas de las prácticas que se realizan en la universidad, están enfocadas en una metodología tradicional y poco enriquecedora, y que en muchos casos se aleja de los que se espera conseguir al terminar la etapa de enseñanza que se cursa; esta es una metodología que tristemente muchos aun en la actualidad llevan a cabo, consiguiendo únicamente que la potencialidad que tiene esta enseñanza no se consiga, de ahí a que me cuestione como se logra formar adecuadamente en las distintas profesiones. Es triste pensar que la enseñanza se ha ido convirtiendo de algo que debe de ser apasionante a algo que solo produce sentimientos negativos. Para evitar esto, hay que pasar por procesos de análisis y auto-crítica para mejorar, intentando originar una metodología más coherente con la práctica laboral relacionada a la carrera, más motivadora y participativa, y sobre todo trabajando conjuntamente con el alumnado, evitando así que caiga en acciones erróneas que no le aportan nada, por lo tanto considero que este es parte principal también, en el desarrollo e implicación, para las buenas prácticas universitarias.

  37. lmva Post author

    Su penetrante juicio sobre la metodología didáctica universitaria en el Máster que está cursando tiene todavía solución en esta época del curso: propóngalo en los órganos colegiados de departamento, la coordinación del máster y los propios profesores. Revierta esta situación antes que termine son un sentimiento frustrado de su experiencia universitaria.

  38. YOSELYN VELAZQUEZ HERNANDEZ

    A lo largo de este post se repiten conceptos como “compromisos institucionales”, “trabajo en equipo” o “calidad”, ingredientes fundamentales para formar esa rueda de “buenas prácticas” que en la actualidad parece estar en peligro de extinción.
    Si cada uno de los eslabones que constituyen esa cadena en la que los estudiantes universitarios tratamos de introducirnos cuando accedemos a la educación superior, no tienen en cuenta que su labor supone un compromiso que debe tener en cuenta al otro, la cadena se rompe. Los planes de estudio de la mayoría de grados que existen en la actualidad, tienen en sus objetivos la preparación, en teoría, para la vida activa, predominando precisamente esos conceptos de “trabajo en equipo”, “compromiso” o “calidad”; sin embargo, la imagen que recibimos de los agentes que intervienen en nuestro proceso de formación, desde los altos cargos institucionales que dirigen este embrollo llamado “educación” hasta los propios docentes, es la contraria. ¿Cómo se enseña algo que no se practica?

  39. lmva Post author

    Resulta convincente su cuestionamiento de la congruencia entre las declaraciones formales de las metas de las materias y grados y la representación de las mismas en la clase. El profesorado debería reflexionar acerca de la correspondencia entre la palabra oral o escrita y la acción.

  40. EVELYN GARCÍA LORENZO

    El concepto de las buenas prácticas, entiendo que hace referencia a la calidad de la enseñanza y aprendizaje, pero bajo mi experiencia dudo que estas buenas prácticas se lleven a cabo. Pues creo que nos falta mucho camino por delante para conseguir esto, pues en muchas ocasiones la metodología que se llevan a cabo, siempre haciendo referencia a los estudios universitarios, no son los adecuados para poder enriquecernos a nosotros los estudiantes, como futuros profesionales. Por lo tanto, creo que generalmente, en la universidad se llevan a cabo malas prácticas, debido a que hablan de realizar un cambio en la educación pero no lo aplican en sus clases, pues lo hacen de una manera tradicional. Es verdad, que por suerte no todos son iguales, y gracias a sus buenas prácticas, seguimos aquí confiando de que esto se puede conseguir, pero desmotiva que esto suceda muy poco, así pues ánimo a llevar a cabo esas buenas prácticas de motiva e implica al alumnado.

  41. lmva Post author

    Habrá que solicitar a profesores de los distintos departamentos que cambien aquellas prácticas que no inciten al progreso en el desarrollo del aprendizaje. Además de un derecho estudiantil, la solicitud de cambios de prácticas mejoraría el ambiente de aprendizaje

  42. ALEXANDRA DÍAZ GARCÍA

    En mi opinión, la idea de buenas prácticas es utópica, bien es cierto que hay profesores que se esfuerzan para que tengamos una enseñanza de calidad. Sin embargo, estamos aún muy lejos de conseguir que esto se generalice. Creo que el problema reside en que las universidades están pendientes de crear planes que atraigan a más estudiantes, mejor si son extranjeros, para darnos visibilidad ante otros países, aunque a la hora de ejecutarlas se queda todo en un supuesto. Todo se hace para quedar bien de frente sin preocuparse si funciona en la práctica. Muchos nos hemos encontrado con guías docentes de prácticas que no tienen nada que ver con lo que realmente hacemos.
    La idea de unas ruedas de buenas prácticas es interesante puesto que las prácticas tienen muchos factores que contribuyen a determinar que sean buenas o malas y que siempre está en movimiento para llegar a una calidad universitaria. Asimismo, depende de un conjunto de personas e instituciones que deben ponerse de acuerdo para llevarlas a cabo. No dejar que se quede en una simple idea en un papel, sino que deben llevar un control de si se está cumpliendo con las expectativas.
    En definitiva, es hora de extender el término de rueda de buenas prácticas para que se conciencie a la sociedad que también les incumbe a ellos, no solo a los estudiantes.

  43. BEATRIZ HERNANDEZ LOPEZ

    Me gustaría tomar una de las frases del post para hacer mi pequeña reflexión: “Las ruedas de buenas prácticas ruedan y cuando lo hacen se transforman las personas y las instituciones”. Me parece una imagen estupenda la rueda en nuestro campo, la educación. A pesar de que pensamos que la vida rueda o gira muy rápido, al final solo se están repitiendo, en algunas ocasiones, las malas prácticas. Son muchas las veces que las personas, o las instituciones paran esta rueda y al final no se consigue avanzar y transformar que es lo más importante. Lo más bonito que tiene la educación desde su primera etapa hasta la Universidad es que te transforma como persona y te abre la mente, sea cual sea tu campo.
    Deberíamos todos reflexionar sobre las buenas y malas prácticas, porque durante mi proceso de aprendizaje he tenido que vivenciar muchas injusticias, muchas malas prácticas y solo espero que pueda seguir girando la rueda de las buenas prácticas.

  44. lmva Post author

    Si ha vivenciado muchas injusticias, es hora de que las denuncie. No viva pensando que otra persona lo haga por Vd. Si ha sido estudiante que ha tenido experiencias de malas prácticas, aproveche los foros que le permitan señalarlas para que la comunidad las pueda cambiar.

  45. lmva Post author

    Es cierto que la universidad tiene que hacer un largo recorrido hasta llegar a la condición de centro superior perfecto y justo. El camino no lo puede hacer sola: tienen que participar personas de dentro y fuera de la universidad. La falta de compromiso por la innovación de unos y de aprendizaje de otros hace que la calidad se resienta en muchas costuras. Aprémiese a buscar cotas de excelencia y exija a los demás que hagan lo mismo.

  46. RITA CECILIA GONZALEZ DIAZ

    La evaluación es necesaria en cualquier proceso, especialmente en los referidos a educación dada la importancia de ésta en el desarrollo personal. La evaluación permite la reflexión sobre cómo se está desarrollando el proceso de enseñanza aprendizaje, los resultandos obtenidos, etc. y permite plantear mejoras para optimizarlo. Sin embargo, cuando la evaluación se limita al “etiquetado” de elementos pierde totalmente su naturaleza formativa. La evaluación debe ir de la mano de mejoras en los elementos del proceso que lo requieran. Aunque esto muchas veces no sucede. Como ejemplo podemos reparar en el propio alumnado de las diferentes etapas educativas. Es tal la burocracia evaluativa a la que deben enfrentarse los docentes que muchas veces no les queda apenas tiempo y energía para centrarse en lo realmente importante: que el alumno aprenda.

  47. SARA GARCIA HERNANDEZ

    Desde mi punto de vista, las buenas prácticas docentes son las que hacen referencia a actuaciones eficaces para alcanzar unos determinados objetivos dentro del proceso de enseñanza – aprendizaje del alumnado. Las buenas prácticas docentes deben ser innovadoras porque deben adaptarse a las necesidades que surgen o se manifiestan en nuestra sociedad actual, a su vez deben ser efectivas y sostenibles porque deben responder de forma eficaz para poder mantenerse en el tiempo y producir efectos duraderos. Cabe destacar que en la actualidad estas no son tan perfectas, para afirmar esto me baso en mi propia experiencia.

    La sociedad cree que cuando una persona va a la universidad todo lo que se imparte se va a llevar a la práctica para el mercado laboral pero en muchas ocasiones la metodología que se utiliza en determinadas asignaturas no son de provecho y se podrían calificar de malas prácticas porque se utiliza una metodología tradicional en la que no se saca todo el rendimiento y enriquecimiento necesario para aplicarlo en la práctica profesional.

    Para evitar esto, se deben utilizar metodologías más innovadoras y coherentes con la futura práctica profesional, siendo estas más motivadoras y participativas. Asimismo, se deberá fomentar la colaboración, el desarrollo e implicación de las buenas prácticas docentes universitarias. De esta forma saldrán más profesionales competentes al mundo laboral.

  48. VERONICA PEREZ CORREA

    Trasladando estas ideas a mi propia experiencia, me he dado cuenta de que probablemente haya sido “víctima” de algunas malas prácticas. Tras haber obtenido un título universitario de Grado en Maestro, se me considera profesional, o experto en educación. He de reconocer que no me considero merecedora de tales adjetivos, y mucho menos si se supone que los he conseguido a través de la carrera universitaria (por ello he decidido seguir formándome). Es triste, pero la mayoría de lo que se me ha enseñado, ha sido desde una perspectiva teórica, desvinculada de la práctica y de la realidad de la profesión ¿Cómo es posible que esto ocurra? Considero que la base para unas buenas prácticas es un proceso de reflexión y crítica constante (en este caso, preguntándose qué profesional se quiere obtener mediante este Grado, Máster…) y actuar en base a ello para mejorar (formando así personas competentes realmente, capaces de adaptarse a las situaciones que posiblemente se encuentre).

  49. PATRICIA ZEROLO MORALES

    Como bien se ha podido comentar de manera previa, una de las tareas más arduas en el mundo educativo es la mejora de las prácticas profesionales. Como siempre se ha dicho, es muy fácil soñar, escribir, plasmar la idea a compañeros y compañeras del mismo sector, en este caso el educativo, pero es muy difícil llevarlo a la práctica pues, en muchas ocasiones, surgen mil y un imprevistos de los cuales no hay respuesta rápida o eficaz. Es más fácil para el docente marcar tareas que hacer que el alumnado sea participe en la adquisición de sus propios conocimientos.

    Bien es cierto que desde pequeños es más difícil investigar, pues tienes un libro de texto donde viene todo pero, si de pequeña me hubieran insitado a investigar y a generar comentarios críticos, a día de hoy en la universidad todo me sería más sencillo. Ya entrando dentro del ámbito universitario, es lo que yo denomino como el zoológico, donde hay tanta variedad de docentes así como tanta variedad de metodologías que puede haber entre buenas prácticas y malas prácticas. En este último aspecto, me gustaría destacar algo que siempre me ha hecho gracia en mis clases de Pedagogía; “chicos/as, hay que luchar para derribar las clases magistrales, mientras, vamos a poner el power point, que esto entra a examen”.

    Pero, para ello, estamos nosotros y nosotras, los nuevos estudiantes capaces de mejorar cada una de las prácticas que se dan hoy en día.

  50. PAULA RODRÍGUEZ MORALES

    Ruedas de buenas practicas

    Tras leer este post he entendido que la rueda de buenas prácticas, son una serie de acciones que se deberían llevar a cabo por las universidades, o por cualquier otro sistema de formación. Estas acciones deben estar encaminadas en el conocimiento, competencias y en general en la mejoría de las prácticas de la universidad para mejorar el resultado de los alumnos y alumnas de grados, master doctorados etc. Pero analizando el post considero que en cuatro años de formación de grado no he visto muchos ejemplos de buenas prácticas, ya que considero que se nos ha cargado de trabajos y exámenes, y la parte práctica no se le ha dado la importancia que considero que debería tener. Ya que a día de hoy no salimos preparados para meternos de lleno en el mundo laboral.

  51. lmva Post author

    Efectivamente, la evaluación formativa señala alternativas para la mejora. Mientras que la evaluación sumativa registra aciertos y fallos en pos de la sanción, la formativa aboga por el remedio, la voluntad de la mejora y el desarrollo.

  52. lmva Post author

    Ha señalado atributos de buenas práctica, como la eficacia, innovación, efectividad y sostenibilidad. Califica de malas prácticas ciertas metodologías tradicionales (¿cuáles son?). Luego añade colaboración, desarrollo e implicación. En definitiva, señale los atributos de una buena práctica vivida por Vd.

  53. lmva Post author

    Señala como mala práctica la exposición oral del profesor con acompañamiento de una presentación. En sí misma la lección magistral no es una metodología inadecuada cuando se hace con entusiasmo, acompañada de interrogación y de estimulación imaginativa. De otra parte, se rutinizan textos proyectados y se invita al copiado resumido.

  54. lmva Post author

    Lamentablemente, los grados y másteres tienen un tiempo escaso para hacer un seguimiento productivo del dominio de competencias en los centros educativo y escolar. El resultado es la insatisfacción de estudiantes por las pocas oportunidades de observación, práctica y retroacción de situaciones reales.

  55. lmva Post author

    Ha sido justa y exigente con su formación. Muchos estudios universitarios no disponen de un Prácticum en donde se haga suficiente inmersión para dominar la práctica de una profesión, un espacio en el que se haga reflexión en equipo y se delibere para establecer la mejora del aprendizaje.

  56. SARA GARCIA HERNANDEZ

    Buenas tardes, respecto a mi comentario anterior cuando me refiero a las metodologías tradicionales yo las definiría en base a mi experiencia como aquellas prácticas en las que el docente es un mero orador en la que solo imparte una serie de conocimientos y los estudiantes simplemente solo somos receptores en los que no participamos de nuestro proceso de enseñanza – aprendizaje. A lo largo de mi vida académica he vivenciado buenas prácticas docentes como es el caso de trabajar a partir de dos modelos metodológicos el de las inteligencias múltiples y el de trabajo colaborativo. Estos tipos de metodologías son muy ricas y eficaces porque he aprendido los contenidos junto a mis compañeros y mis profesores han participado dentro de mi proceso de enseñanza –aprendizaje.

  57. Maria Nunez marrero

    En primer lugar, quisiera destacar que no conocía los conceptos de ruedas de buenas prácticas y ruedas de malas prácticas en relación a la enseñanza universitaria. Aunque si conocía estos conceptos con otras palabras: “universidades buenas” y “universidades malas”. Es decir, en muchas universidades españolas tanto la administración como el profesorado quiera dar todo de sí para conseguir que su alumnado de y obtenga el mejor aprendizaje para desarrollarse en el campo profesional que ha elegido y a nivel personal para sentirse cómodo y satisfecho en todos los ámbitos de su vida. Por lo tanto, podríamos hablar de que en esas instituciones predomina una rueda de buenas prácticas conformada por intenciones a cumplir, competencias a desarrollar y como objetivo de futuro el mejorar.
    Sin embargo, también encontramos “universidades malas” donde la rueda no avanza, donde se llevan a cabo las mismas prácticas docentes desde los últimos 10 años o más, donde el alumnado este descontento con las instalaciones, con la falta de compromiso por parte de ciertos docentes, por asignaturas que no se ajustan al plan de estudio, etc. Por ello, la rueda de malas prácticas cada vez se va haciendo mayor y hay universidades que pasan las evaluaciones de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación, y desde mi punto de vista, en esas instituciones no se ha profundizado lo necesario para verificar si realmente se están realizando buenas prácticas.
    En definitiva, creo que todos deberíamos analizar las buenas y malas prácticas que se están realizando a nivel educativo para conseguir entre todos que existan más ruedas de buenas prácticas que ruedas de malas prácticas.

  58. SANDRA HOFER RAMOS

    ¿Hay ruedas de buenas prácticas en la Universidad? Cuestión que según a qué agrupación (alumnado o profesorado) le preguntes recibirás un tipo de respuesta u otra. Ya que aquellos docentes que el alumnado considere que hace uso de malas practicas, ellos mismos no lo van a reconocer. Al igual que nos podemos encontrar casos (aunque muy pocos) de docentes que realmente hacen uso de ruedas de buenas practicas, y ellos se desprestigian diciendo que no.
    Yo como representante del grupo de alumnos puedo decir que si hablo de manera generalizada debo decir que hay ruedas de malas practicas en la Universidad, ya que muchos docentes vienen a dar sus clases con PPT (muchas veces mal realizados) nos explican toda la teoría y no dejan espacio para el aprendizaje, el cuestionarse si esa teoría es cierta o no, no dejan llevar esa teoría a la práctica para saber si realmente la hemos entendido, etc. Y para colmo, luego nos encontramos con esas pruebas finales, exámenes que sólo sirven para que una semana antes te pegues las 24 horas en la biblioteca, y de esta forma sueltes todo el temario en un papel, y a los cinco minutos de saber que lo has aprobado ya no te acuerdes ni del nombre de la asignatura.
    Pero, gracias a la vocación de algunos, puedo decir que durante mis cuatro años de grado no todos mis profesores pertenecen a ese grupo que hacen uso de esas malas practicas, me he encontrado con excelentísimos docentes que adoran su profesión y, por lo tanto, quieren trasmitir sus saberes a sus alumnos, y que esto no quede en vano. Donde consiguen ir más allá de la metodología anticuada que hay en las universidades españolas. Donde mediante la practica transmiten el conocimiento, donde no pretende que sueltes todo un temario en un examen de dos horas, sino que diariamente le demuestres que sabes, que conoces de qué va lo que estudias, que dejan que expreses tu opinión e incluso expliques tu al resto de tus compañeros los conocimientos adquiridos.
    Por lo tanto, si son posibles las buenas practicas dentro de la universidad, pero esto depende en gran medida de los docentes, de que ellos estén dispuesto a realizarlas, porque si se quiere se puede. La excusa de la falta de recursos, es eso, una excusa. Porque con pequeñas cosas se pueden conseguir grandes innovaciones, el simple hecho de cambiar la forma tradicional de dar las clases porque sea el propio alumnado quien la de, ya es una rueda de buenas practicas para la que no hace falta nada de recursos. Aunque, también es cierto, que esto depende también del alumnado que te encuentres en el aula, ya que debe tener iniciativa y ser creativos, para que de este forma el profesorado se encuentro motivado.

  59. ESTEFANIA MARIA JESUS LEON TERRADILLOS

    Como bien se desarrolla en este post, las buenas prácticas entraman muchos aspectos fundamentales para la buena gestión de la enseñanza y el aprendizaje y, todos los implicados, deben evaluarse para atender a los estándares de calidad que la conserjería demanda. Pero, ¿Qué es una buena práctica docente sin un profesor comprometido?
    Podemos poseer todos los recursos de aprendizaje que nos ofrezca un centro, pero, si el docente no se involucra y facilita el aprendizaje de los alumnos, les ofrece un conocimiento de manera que impacte en ellos positivamente, e, alumno perderá interés en la materia y debemos tener en cuenta que han elegido estar ahí, que las carreras universitarias se eligen por vocación (en su inmensa mayoría) y que tiene la materia prima más valiosa, la motivación intrínseca. No obstante, si un docente no es capaz de conectar con el alumno, de llegar a apasionarlo con la materia y, en cambio, lo aburre y no por los contenidos, sino por la metodología que emplea y, lo digo por propia experiencia, ese alumno acabará viendo su sueño como un suplicio que empieza a las ocho de la mañana y termina a las dos de la tarde y, esto, si no abandona.
    Tal y como se comenta en el post, siempre se ha castigado socialmente a los alumnos que no aprueban y que, por las razones que sean, suspenden y se ven obligados a repetir asignaturas. Deberíamos plantearnos en que porcentaje esos suspensos son culpa del alumno y, en qué medida, son culpa de un sistema que se carga la motivación y sus ganas de aprender algo que lo apasiona.
    Considero que las instituciones universitarias deberían aceptar que, del mismo modo que los individuos, son únicas y tienen sus propias características y necesidades y que deberían dejar de intentar “copiar” o reproducir el modelo de otros países en los que se ha tenido éxito. Están bien a modo de ejemplo, pero no todo le tiene bien a todo. En mi humilde opinión, si toda la comunidad universitaria aúna sus fuerzas, sin sentir la necesidad de comparación continua con otros países, podríamos llegar a ser, incluso, mejores, porque tenemos la suerte de contar con grandes profesionales universitarios al servicio de la enseñanza.
    Me gustaría concluir con un proverbio chino que esconde una gran verdad: “Regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enséñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida”. Ofrezcamos a nuestros alumnos el conocimiento y dejémosles ser autónomos, enseñémosles a vivir.

  60. IRAIDA PEREZ BAUTE

    Desde mi punto de vista, las posibilidades de errar y caer en un bucle de malas prácticas docentes es, en mi parecer, astronómicas, y en muchas ocasiones, potenciadas por las relaciones de carácter micropolítico que se desarrollan en el Centro Educativo. La preocupación del profesorado por cumplir los estándares fijados latentes en la ingente cantidad de formularios a la espera de ser rellenados lo abalan. Si a esa rigidez del Sistema Educativo, añadimos el gusto por lo conocido y el miedo al cambio, la mezcla que obtenemos se aleja, de manera sustancial, de lo que hoy entendemos por Calidad.
    En las enseñanzas universitarias, donde el espíritu crítico, el análisis profundo del conocimiento, y la refutación y contrastación de lo fijado debe estar siempre presente, cada vez se diluye más. Bajo mi experiencia como antigua alumna de Grado, las enseñanzas universitarias presentan un carácter obsoleto enmascarado bajo una supuesta innovación educativa.
    Esto debe ser motivo de revisión profunda y de cambio y mejora de las Universidades españolas, en donde un alumnado pueda sentirse preparado ante la incertidumbre del futuro, y capaz de afrontar los retos que esta sociedad tan cambiante nos presenta.

  61. CATHAYSA MESA RODRÍGUEZ

    Desde mi experiencia como alumna del sistema educativo en todos los ámbitos, actualmente en el universitario, he sido consciente de las buenas y malas ruedas de buenas prácticas. He seguido un proceso de enseñanza- aprendizaje digno de admirar por los profesionales oportunos, impartiendo su asignatura con calidad profesional, además de calidad humana; así mismo he sido participe de tener a profesionales no tan dedicados a su labor docente y con menos calidad humana en el trato hacia los demás. Con relación a las buenas prácticas, debo hacer hincapié en lo importante que es cuando el maestro deja investigar al alumnado, para otorgarle de una autonomía en su aprendizaje, siempre con el apoyo del docente. Desde mi punto de vista, es eficaz esta metodología, ya que así el alumnado indaga e investiga sobre los contenidos, para luego realizar las preguntas que se crean convenientes. Además, las buenas prácticas docentes están dirigidas por profesores que motivan a su alumnado y éste tiene interés, compromiso y responsabilidad con respecto a su aprendizaje. Este post nos indica claramente una realidad en el contexto universitario en base a una metáfora original que es la rueda.

  62. MARIA CRISTINA GONZALEZ ESTEVEZ

    Soy maestra en Educación Infantil, he estado cuatro años estudiando en la Universidad y cada vez que pasaban los cursos, mi futura profesión me encantaba más y más. Desde mi punto de vista esto se debía a las asignaturas y profesores que tuve en los dos últimos años, quiénes me enseñaron buenas prácticas docentes, desde la profesora que daba todo su ser en las clases mostrándonos cómo todos somos seres emocionales y es algo que hay que atender en las aulas, hasta el profesor de teatro que nos enseñó el placer de la lectura y los cuentos en la vida de los niños. Nunca me arrepentiré de haber elegido la mención a la lectura ya que considero que en este último curso mis profesores hicieron rodar la rueda, haciéndonos sacar lo mejor de nosotros en cada clase, compartiendo el amor por los libros y por la enseñanza, haciéndonos disfrutar de lo que hacíamos en las prácticas y, como no mencionar a mi tutora de trabajo final de grado, quién me supo guiar y apoyar en todo momento. Por lo tanto, considero que estos profesores dieron lo mejor de sí mismos para ayudarnos a formarnos y realizaron buenas prácticas docentes.

  63. Ángela Hernández López

    La rueda de buenas prácticas.

    Para que la etapa universitaria será lo más enriquecedora posible para aquellas personas que trabajan en ella, ya sean estudiantes, profesorado, instituciones, administración, etc; es necesario un trabajo profesional de buena calidad y un trabajo en equipo entre todas las personas. Relacionando esto con lo que significa la rueda de buenas prácticas, es importante un compromiso de todas aquellas personas para que el alumnado a la hora de realizar su practicum puede desarrollar en la prácticas todas las competencias y conocimientos que le sean necesarios para ser un buen profesional.

    En mi experiencia en mi carrera, considero que donde más aprendí fue en las prácticas externas, debido a que salí al mundo exterior de la teoría que me había dado la carrera, y aprendí y pude poner a trabajar mis conocimientos y habilidades. Por ello considero, que desde el comienzo de la etapa universitaria se debería empezar a realizar prácticas junto con la teoría, permitiendo esto al alumnado llevar la teoría a la realidad, buscando alternativas, siento personas emprendedoras, activas y con capacidad crítica.

    Saludos.

  64. lmva Post author

    Importante su comentario relativo a la acción investigadora del estudiante como ejemplo de buenas prácticas, cuando le otorga autonomía con apoyo del profesorado. Otro aspecto destacable de su respuesta es la motivación docente.

  65. lmva Post author

    El compromiso es una disposición necesaria para iniciar y mantener unas buenas prácticas externas, como Vd. ha subrayado en su respuesta. Efectivamente el Prácticum debería tener más peso en el currículo de los grados y másteres.

  66. lmva Post author

    Su respuesta ha sido satisfactoria. El entusiasmo que ha tenido por algunos docentes que le mostraron su amor por la lectura, las emociones sentida y la empatía de la mentoría en el TFG son aspectos de buenas prácticas en el grado cursado.

  67. lmva Post author

    Ha reseñado situaciones de malas prácticas en los centros del sistema educativo y en la universidad. ¿Ha podido percibir en alguno de ellos una buena práctica?

  68. lmva Post author

    El proverbio seleccionado es muy ilustrativo. Además, constata que el compromiso es una disposición necesaria en cualquier docente. Subraya el valor de la metodología para activar la motivación del alumno y su pasión por el estudio.

  69. lmva Post author

    Ha hecho comentarios que aluden a su visión cargada de emociones sobre el grado. Es más, apuesta por el cambio de metodología que de más protagonismo a la intervención de los estudiantes como forma de afianzar el aprendizaje. Subraya también que la falta de recursos no debe ser la excusa que perpetúe una metodología convencional.

  70. lmva Post author

    Su sistema de clasificación de las universidades en buenas y malas no está homologado. Hay clasificaciones cimeras de universidades y otras que están clasificadas en posiciones bajas del ranking adoptado para medir la excelencia en las universidades. Lea en este blog Clasificaciones cimeras de universidades pulsando el Hipervínculo siguiente: http://wp.me/p6qblu-n3.

  71. lmva Post author

    Ha ejemplificado las metodologías tradicionales y aquellas otras que le han resultados satisfactorias. Confío que ponga en funcionamiento las ilusionantes y satisfactorias si ejerciese la profesión docente universitaria.

  72. MARIA GONZÁLEZ HERNÁNDEZ

    Leer su post me ha hecho reflexionar sobre las buenas y malas prácticas que he vivido durante mis años como estudiante y la importancia de la implicación y la dedicación por parte de toda la institución educativa en el proceso de enseñanza-aprendizaje. En el grado de educación primaria he tenido bastantes malas prácticas, posiblemente por el agotamiento de los profesores tras tantos años dando clase y que han decidido no avanzar junto a las nuevas formas de enseñar quedándose en los modelos tradicionales, que bajo mi experiencia, son pocos motivadores, pero si he de reconocer que las pocas asignaturas donde me sentí motivada, aprendí, porque no hay una mala asignatura, hay una mala práctica de ésta.
    Mi profesora de prácticas del colegio donde las realicé, fue realmente la persona que me ayudó a sentirme cerca de esta profesión, fue la persona que me enseñó como hacerlo y me hizo sentir capaz de educar, me ayudó tanto con mis prácticas como con el proyecto de fin de grado, un proyecto que surgió del fruto de uno anterior realizado por ella, y que después de dos años, puso en práctica.
    Ella sabe que se lo agradezco en el alma, porque es un ejemplo para mí, tanto a nivel personal como profesional, y después de tres años seguimos estando en contacto porque es una educadora ejemplar que ha supuesto un gran apoyo en muchos momentos de mi vida, y que se ha implicado emocionalmente conmigo y yo con ella. Es un gran ejemplo de buena práctica.
    Ahora curso el máster en intervención psicopedagógica impulsada por la falta de conocimiento hacia el alumnado con NEAE con la intención de aumentar mis conocimientos como futura educadora para poder dar lo mejor de mi, implicándome 100% en mi vocación profesional. Es importante dejar que el alumnado construya su propio conocimiento, siendo nosotros el guía en su aprendizaje, respetando siempre las características de cada alumno y alumna, para que poco a poco se conviertan en seres autónomos con iniciativa personal dado que es importante que a la hora de enfrentarse a la vida real tengan recursos para saber hacerlo, porque como Howard Gardner dice “cada ser humano tiene una combinación única de inteligencia, este es el desafío educativo fundamental”.

  73. lmva Post author

    Ha mostrado gratitud a su tutora de prácticas, que, como auténtica mentora, ha despertado en Vd. alta motivación y profunda gratitud. Critica la rutina metodológica en materias cursadas de su grado. Ahora en el máster espera alcanzar proficiencia como guía de aprendizaje. Espero que lo logre.

  74. IRENE GONZALEZ HERNANDEZ

    En lo referente a este post, me gustaría destacar que actualmente soy maestra de Educación Primaria y en mi formación para ello en la universidad, he tenido la oportunidad a lo largo de estos años, que actualmente son 6, de profundizar y tomar conciencia de las buenas y malas prácticas que tuve la a lo largo de la carrera en mi formación como futura docente. Echando la vista atrás, puedo recalcar la idea de que a lo largo de los mismos he tenido la oportunidad de tener asignaturas fácilmente abordables por los profesores que las impartían, ya que se esmeraban y lo daban todo por la asignatura, primando siempre nuestro aprendizaje para que de algún modo, nosotros pudiéramos tener al máximo la realidad a nuestro alcance, y no la parte menos significativa y meramente teórica. Siempre me he sentido una persona con vocación, porque me gusta ayudar a los demás, pero sobre todo me gusta enseñar lo que otros en su día me enseñaron a mí, y con el paso de los años he tenido mucha gente que me ha sabido ayudar a seguir con mi propósito para hacer lo que tenía en mente que era ser maestra. Aún más allá de lo puramente académico, en las prácticas tuve maestros que apostaron por mí y sobre todo y lo más importante, que lo hicieron con el corazón. Estas personas de alguna manera han ayudado a rodar la rueda por que hoy yo esté donde quiero estar, que es el seguir formándome para ser quien quiero ser el día de mañana, una maestra con suma competencia adaptada a los tiempos que corren. En realidad, hay muchas buenas prácticas que puedo sacar de mi experiencia, más buenas que malas, por lo que de alguna manera puedo creer que he sido una afortunada, me han sabido guiar en el camino y me han ayudado a superar los obstáculos en el camino. Además, me han enseñado que el camino no es fácil y me han hecho tomar conciencia de que encontraré dificultades en el camino, pero con perseverancia y trabajo todo sale. Lo importante es superar cada obstáculo que encontramos en el camino y si nos caemos, hay que saber levantarse. La vida no se mide en los aciertos que uno tiene, pues es preferible tener errores pues de los fracasos se aprende de algún modo más que de los aciertos. El camino que tiene más recovecos es del que más aprendizaje y experiencias vamos a poder tener. Hoy en día soy una persona que tiene en mente ser una parte de todas las buenas prácticas para poder el día de mañana inculcar a sus alumnos. Me siento en deuda con ellos, con mis profesoras y profesores, por todo lo bueno que me han dado y los consejos que me han sabido trasmitir, y el favor se los voy a devolver el día de mañana con mis alumnos, dándoles una pequeña dosis de lo que ellos me han transmitido a mí.

  75. lmva Post author

    Ha mostrado agradecimiento a sus formadores, en particular, a los tutores que ejercieron el rol de mentor, que le han ayudado a tener una perspectiva generosa de la profesión docente. Simultáneamente, entiende que su carrera es un itinerario por el que sortea los errores que pueda cometer. Su valoración positiva de su experiencia es encomiable.

  76. PATRICIA HERNANDEZ GARCIA

    Con respecto al artículo, entiendo que la “rueda de buenas prácticas” es aquella que incita, por parte del educador, a que el alumno realice un pensamiento crítico y de aprendizaje. De conseguirlo, ello implica para el alumno una adquisición de conocimientos no tenidos anteriormente, y para el educador una adquisición de competencias (saber comunicarse para ser entendido).
    Y es así como se concibe la Universidad, como órgano, en un plano teórico: Un lugar donde desarrollar ese espíritu crítico de la propia naturaleza humana, donde se adquieren conocimientos y competencias, según métodos concretos. Si esta adquisición es satisfactoria para el alumnado (permite un desarrollo intelectual-crítico), se entiende que hay una buena calidad de enseñanza.
    Sin embargo, a nivel práctico, el concepto teórico de la rueda se difumina. Si bien la búsqueda de la valoración objetiva de la enseñanza (cuantificarlo todo con números, adquisiciones de competencias, etc…) ha obligado a que el examen de aptitud sea tan solo una prueba numérica (sin valorar la opinión crítica del alumno, sino tan solo su capacidad de memoria, que permita comparar lo escrito con lo expuesto). Esto no permite desarrollar el espíritu crítico del alumno. No obstante, se intenta solventar el problema incluyendo el mencionado “Practicum”, el cual si permite demostrar, independientemente de la calificación numérica del alumno, la adquisición de competencias (pues permite un mayor seguimiento de la adquisición de dichas competencias). Pues ¿No es verdad que el 90% de alumnos suele aprobar la asignatura Prácticum, a pesar de poder haber tenido un expediente tormentoso en su carrera?. Lo que indica que el sistema utilizado de valoración de competencias, ajenos al Prácticum, no es el adecuado (y ello acarrea consigo que el método de enseñanza tampoco, pues si cambia el problema, debe cambiar la solución).
    No encontramos con que 3 de cada 10 personas ven no útil su título universitario. 3 de 10 personas que se han sacado una carrera universitaria, adaptándose a los diferentes planes o rumbos que le dan a la rueda. Lo que quiere decir, que al 30% de cada promoción salen preparados para una realidad diferente a la que se van a encontrar. El 30% de alumnos adquiere unos conocimientos y competencias obsoletos para adaptarse a la sociedad cambiante.
    ¿Y cuál es la solución ante ello? Volver a lo mencionado al principio: El educador (que no maestro), es aquel que se compromete, que permite la adquisición de conocimientos, la adquisición de competencias, que te otorga satisfacción por alcanzar ese espíritu crítico… y solo puede realizar esta labor quienes ya tengan esas competencias y conocimientos adquiridos (que entienda que existe una diversidad de pensamiento), pues sino, esta rueda no gira. Si el propio educador no es capaz de razonar una diversidad de pensamiento en favor de un dogma, más que una rueda, será un cuadrado que no avanza. Un cuadrado de malas prácticas. O peor, una rueda de malas prácticas que se mueve en un sentido equivocado.
    Creo que el principal problema del porcentaje mencionado anteriormente es del propio sistema educativo (que se tambalea con cada reforma de autor-ego legislativo), y que, consecuencia de ello, los educadores con menor espíritu crítico-competencias, se han adaptado a un sistema con muchas taras y lo han abrazado, con el paso del tiempo, como si fuese un dogma. Y termino diciendo que para que esta ruede gire hay que reformarla y empujarla, y eso no es tan solo labor del educador o del político: Es también labor (y responsabilidad) del alumno darse cuenta de que nos encontramos parados o girando en un sentido equivocado.

  77. lmva Post author

    Ha subrayado el espíritu crítico como aspecto de una buena práctica. Ha enunciado un porcentaje revelador sobre el cual ha pivotado la discrepancia entre la formación teórica y la práctica. Recomienda el compromiso del educador y alude al sistema político desencadenante de reformas que no han conducido a una buena práctica.

  78. PATRICIA SUÁREZ ESPINEL

    Las ruedas de buenas prácticas, tal y como están definidas en esta página, serían el conjunto de palabras que definiría el sueño de cualquier universitario. Me atrevería a decir que también supone un reto para el profesorado, pero lamentablemente, eso es muy relativo. Desde mi punto de vista, existen profesionales que se encargan de transmitir estos valores con el fin de generar un futuro mejor en el que los ‘’nuevos’’, los estudiantes universitarios, tengan la posibilidad de formarse y sean profesionales competentes. Considero que debería haber más control sobre como imparten las prácticas los maestros, mentores, o investigadores que dan clase por obligación, para no tener la posibilidad de criticar la rueda de malas prácticas de los mismos.

  79. lmva Post author

    Los estudiantes deben dar retroacción positiva a los profesores que tienen en su haber buenas prácticas. También, deben apuntar las malas prácticas de los docentes y señalar cómo corregirlas desde el punto de vista de los alumnos.

  80. Idaira Martín Domínguez

    Esta es una realidad muy clara de todo aquel estudiante que se encuentra realizando o ha realizado estudios superiores. He tenido de todo durante el recorrido de mi carrera, profesores que han generado, y siguen generando, ruedas de buenas prácticas. Pero también he tenido profesores que desarrollan ruedas de malas prácticas y no han aportado nada en la formación recibida. En muchas ocasiones, nos imparten profesores a los que no les gusta la enseñanza, sino que es una mera obligación para poder seguir con su investigación dando clases con metodología de antaño donde el alumno es un mero espectador de toda la información recibida. A pesar de mi queja, es muy complejo conseguir cambiar este tipo de problemáticas dentro del proceso educativo ya que no solo es culpa del profesor sino que es un problema institucional y social. Aun así, hay que luchar contra el sistema, que como bien dice el post sigue permitiendo el plagio, el aprovecharse de otro para los méritos propios, que sigue desarrollando una metodología anticuada y que permite que los alumnos no tengan voz en muchas de estas situaciones, ya que después de todo esto afecta de forma directa a la rueda de buenas prácticas.

  81. lmva Post author

    Ha tenido una dilatada experiencia en los dos extremos del diámetro de la rueda Los estudiantes no deben ser espectadores. Se deben comprometer en la mejora de las prácticas. Bien es cierto que Vd. ha elevado la cota de responsabilidad a las instituciones universitaria y social. Otra cuestión es el plagio como recurso para resolver el problema de una materia, que acertadamente ha subrayado.

  82. Yara Hernández González

    Gracias a este post he podido reflexionar acerca de las buenas y malas prácticas docentes. A lo largo de toda mi formación universitaria he tenido muchos profesores que han marcado mi paso por la carrera, muchos ejerciendo buenas prácticas docentes, otros no tanto. Tristemente me he encontrado con muchas “ruedas de malas prácticas”, personas sin vocación ni amor por su trabajo, personas que pasan cada año por cientos de alumnos/as sin ni si quiera pararse a pensar en el poder que tienen para transmitir cosas maravillosas a las personas de las que depende el futuro. Pero por suerte, también me he encontrado profesionales que han ejercido unas muy buenas prácticas, al preocuparse por sus alumnos/as e intentar transmitir sus conocimientos para hacérnoslos llegar de la mejor forma posible y marcando así nuestros caminos como futuros profesionales. Tanto en la vida, como en nuestra formación académica nos seguiremos encontrando muchas “ruedas” de buenas y malas prácticas, pero gracias a nuestra profesión de docentes podremos cambiar esas malas prácticas que aún perduran y conseguir una educación llena de buenas prácticas docentes.

  83. CAROLINA CANDELARIA FERNANDEZ RODRIGUEZ

    Somos muchos los que formamos parte de que estas buenas prácticas funcionen. Pensamos que tan solo es responsabilidad del maestro, y es ahí donde nos equivocamos ya que todos, la sociedad en general, formamos parte de ello y lo que hará que se guíe por un camino u otro, buenas o malas prácticas.
    Desde mi experiencia como alumna de magisterio y ahora alumna del máster de intervención psicopedagógica, me he ido formando a lo largo de buenas y malas prácticas. He tenido proceso de enseñanza- aprendizaje en muchas ocasiones brillante, donde guardo una experiencia maravillosa, gracias a esos docentes que se desviven por hacer aun más brillante su papel de enseñar. Asimismo, también me he topado con docentes menos profesionales con menos calidad humana. Es en este punto donde me doy cuenta de lo importante que es motivar al alumno, que se sienta protagonista de su propio aprendizaje, y sobre todo que aprenda lo bonito que es convivir con personas que son distintas a nosotros, y que tanto nos enriquecen. Son tantos valores que en un futuro delante de mi aula, me encantaría poder enseñar o transmitir, ya que todos deberíamos pararnos un segundo y analizar el nivel educativo en el que estamos inmersos y donde todos deberíamos tener como único objetivo final, conseguir más ruedas de buenas prácticas.

  84. lmva Post author

    Su experiencia le ha hecho vivir buenas y malas prácticas. ¿Podría detallar en una frase una buena y una mala práctica en la Universidad?

  85. lmva Post author

    Su experiencia le ha hecho vivir buenas (preocupación por sus alumnos) y malas prácticas (“sin vocación ni amor por su trabajo”). ¿Podría detallar en una frase una buena y una mala práctica en la Universidad?

  86. Yara Hernández González

    Por poner un ejemplo más concreto, a lo largo de mi experiencia como alumna en la universidad me he encontrado con profesores que me han ayudado, apoyándome y dándome ánimos a prepararme aún más un examen que me ha costado, o felicitándome y valorando mi esfuerzo ante un trabajo. Una mala práctica desde mi punto de vista, ha sido encontrarme con profesores que no valoran tu perseverancia ni esfuerzo ante su asignatura y solo les importa lo que para ellos es la perfección y éxito sin valorar el camino que has hecho para conseguir un buen resultado.

  87. CAROLINA CANDELARIA FERNANDEZ RODRIGUEZ

    Contestando a su pregunta simplemente quiero añadir que desde mi opinión unas buenas prácticas han sido aquellos profesores que, de manera directa o indirecta, me han ayudado a construir mi futuro orientado en la enseñanza, transmitiéndome y enseñándome los valores y nuevas metodologías innovadoras, que atienden a la diversidad humana con el objetivo de obtener la inclusión de todos y cada uno de los que formamos parte del aula, considerando esta diversidad como un enriquecimiento en el aprendizaje y a crecer como personas.
    Y, por otro lado, unas malas prácticas, ha sido el cumplimiento de asignaturas que no concuerdan con el Plan de Estudio y la utilización de metodologías antiguas, poco motivadoras.

Deja un comentario

Luis Miguel Villar Angulo