CU de la US
Luis Miguel Villar Angulo

Investigación: el implante coclear

Investigación: el implante coclear.

El proyecto de investigación Implante coclear (IC) investigará tres objetivos fundamentales:

(a)   La comunicación, el lenguaje de signos y la interacción entre factores del mesocontexto: comunidad educativa – prioritariamente profesorado de apoyo a las necesidades específicas de apoyo educativo (maestros itinerantes) –  e inclusión en el centro educativo de estudiantes con implantes cocleares.

(b) La tecnología de la audición (audífonos, implantes cocleares, amplificadores, etcétera) y su desempeño en la educación de estudiantes con IC.

(c) Las percepciones de la calidad de vida de los familiares después de la identificación precoz de la sordera en los niños y del IC.

El primer objetivo se dirige al ámbito de la inclusión educativa a fin de lograr identificar factores clave del mesocontexto educativo en el que se encuentra el estudiante con implante coclear, cara a la mejora en sus competencias comunicativas y desarrollo educativo idóneo; también en cuanto a la formación continua del profesorado especialista y de apoyo a estos estudiantes en las diferentes etapas educativas.

¿Cuál es la perspectiva estratégica del aula y del centro para la inclusión de los niños y niñas con implantes cocleares? Para responder a esta pregunta, nos hemos propuesto analizar la INCLUSIÓN DE LOS NIÑOS CON IMPLANTES COCLEARES  y lo haremos

a) analizando la comunicación con lenguaje de signos y lenguaje oral entre niños y niñas sordos y con implantes cocleares, y

b) estudiando las interacciones entre la cultura y la escuela de niños y niñas con implantes cocleares.

AutoríaOlga María Alegre de la Rosa, C.U. de la ULL, dirige el proyecto de investigación sobre Implante coclear que se puede visitar en investigacioninclusiva.es.

LMVA & Lumivian

22 thoughts on “Investigación: el implante coclear

  1. CRISTINA RODRIGUEZ ACERO

    Como maestra y futura orientadora, estoy de acuerdo en todo lo expuesto en cuanto a la formación de futuros profesionales de la enseñanza. Lo más significativo desde mi punto de vista son los periodos de prácticas durante la formación. Considero que es lo más importante ya que es donde se vive y se conoce la realidad en la que se va a desempeñar la profesión. Sin embargo, este aspecto es el que más se echa en falta tanto en grados como másteres, siendo una asignatura más y no una área en torno a la que debería girar todas las materias y contenidos.
    Además, creo que en el periodo de formación para la Orientación Educativa se debería promover más la inclusión, en términos de como trabajarla y llevarla a cabo, y no tanto en contenidos y normativa.

  2. LAURA TEJADA GOMEZ

    Como futura profesional del ámbito de la intervención psicopedagógica en el contexto escolar formal, coincido con el análisis expuesto acerca de las carencias formativas en materia de educación inclusiva en las titulaciones relacionadas con enseñanzay psicopedagogía. No obstante, destacaría un asunto que veo importante abordar de cara a nuestra formación. Creo fundamental la formación en deontología y establecer como parte indiscutible de los estudios alguna materia en relación al código deontólogico profesional. En el Grado en Psicología, del que vengo, teníamos una asignatura obligatoria sobre este punto, en la que más allá de memorizar las “reglas del juego”, entendí de una forma más profunda el sentido de la relación entre profesionales y “usuarios”, pero más centrado en aspectos generales o relacionados con la práctica clínica. En mi formación como orientadora, echo de menos algo similar. Más aún en referencia al alumnado con alguna medida de atención a la diversidad y sus familias. No entiendo la deontología como un conjunto de normas a cumplir, sino como una forma de comprender el contexto profesional cuando este está marcado por relaciones entre personas: unas con unas necesidades y otras con el cometido de atenderlas lo mejor posible.

  3. lmva Post author

    Has llamado la atención sobre un componente formativo de capital importancia. Se debería extender en el tiempo, como ocurre con la profesión médica.

  4. lmva Post author

    Tu punto de vista resulta importante y no se debería omitir el concepto “deontología” en el currículo formativo de la titulación.

  5. VICTORIA EUGENIA BERMUDEZ SERRANO

    Como actual alumna del Master Universitario de profesorado y futura orientadora educativa, estoy de acuerdo con lo expuesto en el artículo, creo que hay importantes carencias formativas en cuanto a las prácticas y el “trabajo de campo”, tanto en el área de atención a la diversidad como en muchas otras que forman parte del conjunto de nuestras funciones. Éstas serían, sino resueltas totalmente, al menos paliadas por un sistema de práctica diferente, y actualmente utópico, donde en un periodo mayor de prácticas pudiéramos realizar rotaciones por diferentes centros en los que haya diferentes realidades para poder adquirir una serie de aprendizajes tanto conceptuales como procedimentales de primera mano que difícilmente se pueden aprender desde los libros de texto. Otra carencia formativa que resolvería algunos problemas como por ejemplo la extralimitación en nuestras funciones es la referente a una formación básica en ética profesional, entre otras.
    Por otro lado, un examen de oposición como el actual en el que solo se evalúan conocimientos conceptuales tampoco es capaz de seleccionar adecuadamente a buenos trabajadores de la educación.
    Sin embargo en mi opinión aún estamos lejos de todos estos cambios que requieren cambiar los pilares básicos de la educación postobligatoria.

  6. lmva Post author

    La propuesta de una práctica rotativa con un conocimiento en ética profesional es importante. Un punto de vista a ser incluido en cualquier reforma educativa.

  7. RUBEN SALCEDO VAZQUEZ

    Se abordan muchas cuestiones de gran transcendencia a lo largo del texto. Trataré de comentar algunos aspectos que, por una razón u otra, han despertado en mí mayor curiosidad, o bien las considero de obligada reflexión como futuro profesional de la educación, como futuro orientador educativo. En primer lugar, la formación y el aprendizaje han de ser continuos, tanto docentes como orientadores no pueden dejar de ser alumnos en términos de curiosidad, reflexión crítica y dedicación; la vocación ha de complementarse con actualización en materia educativa y con el compromiso de estar al tanto de los mejores “qué haceres” profesionales. La formación y el aprendizaje, por supuesto, han de ser inclusivos, integrales y derivados de la colaboración de toda la comunidad educativa. Éstos son requisitos necesarios para la búsqueda de un proceso de enseñanza-aprendizaje óptimo y justo. Me resulta de interés abordar el análisis de competencias para el empleo en este ámbito, para ello habremos de continuar profundizando en cuales serían aquellas destrezas que más asegurarían el éxito en cuanto a lo que formación inclusiva se refiere. En esta línea, y respondiendo a la pregunta final del texto, para saber si la formación inclusiva basada en competencias es algo “para bien o para mal”, tendremos que estudiar qué consecuencias se derivan de trabajar en este sentido, y en el caso de no ser positivas, tal vez cabría preguntarse si las competencias que han conformado el eje de esta lógica no eran las más acertadas o adaptadas. Para ello, la investigación en educación se me antoja como un ejercicio fundamental e imprescindible. Terminaría diciendo que, como profesionales, tendremos la responsabilidad de luchar y trabajar por y para la justicia en educación, por y para los niños que aprenden de manera diferente por razones culturales o vitales. Me parece no sólo oportuno, sino necesario abordar estos temas, la difusión es útil y esencial. Terminaría aportando una opinión sobre el texto más allá del contenido. Creo en la metáfora como recurso para hacer pensar a quien lee, creo en la riqueza escrita como una capacidad exclusiva y admirable, pero he de decir que el lenguaje utilizado en algunas partes del texto,trabajado y complejo, me ha parecido algo dificultoso, en el sentido de que me ha desviado del mensaje por momentos.

  8. lmva Post author

    Muchas ideas ha volcado en este texto. Su opinión sobre las competencias para el empleo a través de una educación inclusiva tiene amplias repercusiones, una de las cuales (justicia) la ha dejado perfectamente subrayada.

  9. MIRYIAN CRUCES VILLARAN

    Desde mi punto de vista, como maestra de educación primaria y futura orientadora, he vivido muchos años de formación donde el concepto de “inclusividad” se queda en el aire y no se desarrolla en la práctica real de los centros. Durante mi período de prácticas he comprobado que a la hora de impartirse las clases, la mayoría del profesorado se centra en el alumnado del aula, pero no se percibe un idóneo apoyo educativo para aquellos estudiantes que precisan necesidades educativas especiales.

    Por el contrario, existe muchas manifestaciones a favor de la igualdad educativa, y leyes que promueven constantemente la atención a la diversidad, como es el caso del borrador “Proyecto de Orden correspondiente al Bachillerato en Andalucía” donde se regula la atención a la diversidad (publicado el 9 de Marzo de 2016 en ADIDE).

    Tanto los familiares, asociaciones como consejerías están luchando por conseguir una inclusión educativa real. Es por ello, que se debería ampliar los contenidos relacionados con necesidades específicas de apoyo educativo, y no limitarse a una formación de una o dos asignaturas donde se dan ligeras pinceladas sobre la clasificación del alumnado que presenta alguna de estas necesidades. Incluso aún existe muchas controversias como es el caso del concepto de “trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad”. Por lo tanto, se debe acercar al futuro profesional a situaciones reales, enseñándole técnicas y adaptaciones para desarrollar cualquier tipo de ayuda educativa; y conocer al alumnado que presenta estas necesidades, que es la mejor forma de asimilar los contenidos teóricos. Y lo más importante, buscar la inclusión no la integración; ya que no consiste en adaptar al alumno/a al sistema, sino al contrario, que el modelo educativo se adapte al estudiante.

  10. lmva Post author

    Considero su opinión ajustada a principios de justicia y democracia. Su defensa de una inclusión efectiva requiere una reestructuración curricular para abrazar todas las contingencias de la realidad infantil.

  11. MARIA ESCRIBANO MORAL

    Bajo lo vivido como graduada en Educación Infantil y futura Orientadora, me resultan inquietantes muchos de los sentimientos que en ocasiones me ha producido este texto al leerlo.
    Me gustaría destacar las siguientes palabras “Solo a través de las experiencias de prácticum de los grados universitarios se pergeña una profesión”. Creo que todo estudiante de grado será capaz de identificarse con esta frase, en mi caso al leerla me di cuenta que es aquello que necesito para sentirme totalmente cualificada y preparada para el mundo laboral pues, ¿qué son en cuatro años de carrera, cinco meses de prácticas? Cinco meses donde la mayoría de la teoría abarcada en clase no es de gran utilidad y sobre todo cinco meses que no son suficientes para enfrentarse a las múltiples realidades que engloba el sistema educativo.
    El empeño diario en ser los mejores en los resultados académicos no es lo más importante, trabajar las múltiples realidades desarrollando las competencias y estándares de empleabilidad propuestos en el texto sí que lo es.
    De esta manera, cuando nuestra profesora nos planteó que nos cuestionáramos aquellas necesidades de formación que no hemos obtenido, mi idea fue clara desde un primer momento: un enfrentamiento a la vida escolar adecuadamente evaluado con un seguimiento constante.
    Qué interesante sería poder aprender desde la realidad práctica y no desde la teoría.

  12. lmva Post author

    ¿Qué piensa de las experiencias de practicum como oportunidades de aprendizaje clínico con maestros tutores y con otros profesionales del sistema educativo?

  13. Virginia ORDOÑEZ RUIZ

    Como futura profesional de la Orientación coincido en el hecho de que nuestra formación es básica, pero incompleta. De hecho, considero que en la actualidad este hecho no solo ocurre en este campo profesional, sino que cada vez son más los universitarios que reflexionan sobre si su formación les ayuda o no en su posterior desempeño laboral.
    A parte de que el temario a menudo se queda anticuado, el periodo de prácticas es limitado o no se adecua a las funciones que debe realizar el alumno en cuestión y que la evaluación es puramente memorística en la mayoría de las disciplinas, el principal problema que observo es la abundancia de contenido teórico y la falta de contenido práctico. Echo en falta el aprendizaje de estrategias, técnicas y métodos, ya que se centran en la enseñanza de ellas a nivel teórico y no se aseguran que los futuros profesionales las adquieran realmente.
    Para ello, el sistema educativo universitario debería renovar su temario, actualizándolo y enfocándolo a la práctica. Para ello, las prácticas profesionales deberían realizarse en un periodo mayor de tiempo y las evaluaciones deberían centrarse en técnicas experienciales como role-playing, análisis de casos prácticos, entre muchas otras. En definitiva, no solo saber sobre que trata el Síndrome de Asperger, sino saber cómo se hace una adaptación curricular para un niño con dicho síndrome.
    Otro aspecto a resaltar en las enseñanzas de las distintas materias educativas, es la creciente corriente que defiende que la escuela tradicional no funciona, ya que no fomenta el aprendizaje significativo ni la creatividad de los estudiantes. Esta idea ha sido una de las más enfatizadas en mi formación como orientadora y anteriormente como psicóloga. Sin embargo, vuelve a tratarse este tema de forma teórica, puesto que ni los mimos docentes que defienden esta idea han aplicado sus principales aspectos.

  14. lmva Post author

    Tus opiniones subrayan asuntos de mucho interés para la formación práctica docente, en particular la enseñanza de las estrategias, técnicas y métodos.

  15. CRISTINA SALINAS GRANADOS

    Después de leer el texto y los comentarios tan interesantes en este blog, creo que voy a aportar una visión distinta a la ya expresada por mis futuros compañeros de profesión.

    Actualmente estoy cursando el Máster en Educación Secundaria con la especialidad de orientación, pero voy a hablar como maestra de educación especial, que es mi carrera de origen.

    Como bien dice en un comentario Miryan Cruces, la inclusión educativa sigue siendo un mito. La inclusión se “observa” en papel, pero es muy distinta la realidad en los centros. Para empezar, considero que es desproporcionado el alumnado de necesidades específicas de apoyo educativo que encontramos en un centro para un solo PT, ya que hasta que no hay en el centro aproximadamente 20 alumnos con estas características no mandan otro PT desde delegación. No podemos abordar y a atender a todo el alumnado, por lo tanto, se priorizan intervenciones sin atender adecuadamente a todos.
    Ya que la sobrecarga de alumnado con estas características es tan grande se debería o bien contratar más personal cualificado o bien formar mejor a los docentes para que sus metodologías sean más flexibles y adecuadas para cubrir ciertas necesidades.

    A parte del colapso que encontramos en los centros, la formación nuestra (maestros de educación especial) en la universidad deja mucho que desear. Todo es puramente teórico. Un claro ejemplo de lo que aquí expongo es que yo acabé los 3 años de diplomatura sin saber hacer ¡adaptaciones curriculares! ¿Cómo es posible que nuestro “pan de cada día” como PT sea lo único que no he aprendido en la carrera? (Eso sí, pregúntame sobre la historia de la educación y te cuento lo que quieras). Otra de las muchas deficiencias que encontré es el tema del Autismo. ¿Cómo es posible que en 3 años de carrera solo diéramos el autismo en unos párrafos dentro de un tema? (Una de las NEE con la que todo PT se tendrá que enfrentar alguna vez en un centro educativo).

    Con todo esto quiero decir, que estoy totalmente de acuerdo con lo dicho en el texto sobre que falta mucho por mejorar en nuestro sistema educativo, empezando desde el sistema universitario. Se debería enseñar desde la práctica, completando con la teoría y no a la inversa. Después de años de estudios puedo decir fielmente que cuando más he aprendido han sido durante mis años de voluntariado ayudando en un centro educativo. Muchas veces pienso que la carrera es un mero trámite “administrativo” por el que tenemos que pagar, pero que cuando acabamos estamos casi tan perdidos como cuando entramos y con la misma incertidumbre que tiene un niño de infantil el primer día que entra en la escuela.

  16. SERGIO ACEVEDO ORTEGA

    Desde mi punto de vista, como pedagogo y futuro profesional de la orientación educativa, me gustaría comentar bajo mi propia experiencia y opinión.
    En primer lugar, estoy de acuerdo con el artículo en cuanto a las carencias formativas que se dan, desde un punto de vista práctico (practicum del grado) y haciendo una breve reflexión a toda la parte teórica de la carrera, me he dado cuenta de que la única asignatura destinada a la diversidad, llamada “Diversidad y multiculturalidad”, sólo abarcaba el contexto familiar y las distintas etnias que podemos encontrar en un aula, ahora en el máster se hace mucho más hincapié en la convivencia, tal vez por ser una de las principales funciones de los orientadores en ámbito formal, pero hasta donde yo sé, en ningún momento en mi vida universitaria me han dado unas indicaciones para tratar la diversidad, ni siquiera en el ya extinto (por el bien de todos) “preparatorio de prácticas externas”. La cuestión es que esta falta de formación se traduce en dar bandazos a la hora de las prácticas, para el que tenga suerte y tenga tutores dedicados a ellos que les comenten cómo tratar la diversidad del centro y distintas formas de abarcar y solucionar problemas/necesidades que se planteen, dispondrán de una formación que para mi gusto, vale más que toda la teoría sin sentido, en cuanto al estancamiento teórico, que te dan algunas asignaturas de la carrera. Y el problema es que de este enriquecimiento sólo disfrutamos un mes, cinco semanas a lo sumo.
    Cuando se trata con personas, y más en una etapa tan dura, como es la adolescencia, debería haber mucha más sensibilización práctica a lo largo de los cuatro años de carrera.

  17. Mª JESUS RODRIGUEZ CABALLERO

    Como psicóloga y futura profesional de la orientación psicopedagógica en el contexto escolar, estoy de acuerdo con lo que se expone en el artículo, creo que la formación que se recibe en los grados y másteres es básica, además se centran mucho en los contenidos teóricos y poco en las prácticas. Por este motivo, considero que sería necesario ampliar el periodo de las prácticas así como cambiar las metodologías de las clases magistrales, orientándolas a la puesta en práctica de los contenidos teóricos con el fin de que los futuros profesionales alcancen una formación completa.
    En cuanto a la formación que he recibido en el máster, pienso que se debería haber abordado contenidos relacionados con la ética deontológica.

    Otro aspecto a resaltar como futura orientadora, es la necesidad de que los profesionales lleven a cabo formación permanente y que los centros educativos aborden los aprendizajes desde una perspectiva inclusiva, la cual requiere la colaboración de todos los miembros de la comunidad educativa. Pienso que esta cuestión es muy importante ya que con ello se va a potenciar el desarrollo de todo el alumnado.

  18. lmva Post author

    Ha planteado varios asuntos de interés para la formación de orientadores: desde el contenido en ética deontológica, la práctica inclusiva en los centros y la colaboración comunitaria. Siga con más opiniones a los posts creados en los dos blogs.

  19. lmva Post author

    Su escrito manifiesta conocimiento personal en el que subraya limitaciones formativas que cualquier remodelación de un currículo universitario debería abordar con espíritu crítico.

  20. lmva Post author

    Sinceridad a raudales sobre las debilidades formativas en las titulaciones. Una revisión a fondo de cualquier titulación hecha por profesionales externos a la Universidad sería una necesidad. Muchas veces se desconoce o ignora el conocimiento de los egresados con experiencia en el campo educativo.

  21. YANINA CHINEA PLASENCIA

    Como estudiante para futura maestra de infantil, tengo que decir que estoy de acuerdo con lo comentado en este artículo. Pero quiero comentar que, en cuanto al plano de inclusión de los niños con este implante, pienso que no se educa adecuadamente a los profesores y futuros profesores en este tema.

  22. lmva Post author

    Se deben hacer esfuerzos de preparación a los futuros maestros para incorporar todos los casos de niños y niñas que necesiten inclusión en los centros escolares.

Deja un comentario

Luis Miguel Villar Angulo